Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Funeral por los niños presuntamente asesinados por su madre

Los niños que morían tras la ingesta de los medicamentos que les proporcionó su madre han sido incinerados en Pamplona. Una ceremonia íntima que tan sólo ha contado con la presencia de familiares y amigos.
El pasado miércoles, se registraba en Mutilva Alta (navarra), la muerte de dos niños de 3 y 8 años tras ingerir, supuestamente, unos medicamentos que les proporcionó su madre. Una despedida breve y dura que se ha celebrado en la más estricta intimidad con aproximadamente una treintena de familiares y allegados.
La policía foral se encontraba a las puertas del cementerio y los medios de comunicación no han podido acercarse por ello sólo pueden hacerse deducciones acerca de la identidad de los familiares. Pero, en ningún caso, se ha visto a adolescentes que pudieran ser hermanos de los fallecidos.
Los dos hermanos mayores de 12 y 14 años lograron sobrevivir y fueron trasladados al Hospital Virgen del Camino por el mismo motivo pero ya están fuera de peligro y han sido dados de alta.
Ayer fue una jornada dura también para los compañeros de colegio de estos niños. Un centro que dedicó la primera hora lectiva a ofrecer apoyo psicológico a los escolares.
La madre pasará a disposición judicial
Tras el suceso, la madre de los niños intentó suicidarse y aún continúa ingresada en la unidad de psiquiatría del Hospital de Navarra en calidad de detenida. La jueza que se encarga del caso se mantiene a la espera de que la unidad psiquiátrica haga una evaluación del estado de la mujer y así, saber si puede pasar a disposición judicial.
Todo apunta a que será dada de alta en las próximas horas cuando pasará a disposición de la judicial a lo largo del fin de semana. El Ministerio fiscal ha solicitado que la guardia y custodia de los dos menores que pudieron soportar la ingesta de los sedantes y que hasta ahora poseía la madre, sea ahora para el padre.