Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ivonne: "Por lo menos una marca de pan me podía dar un trabajito"

Ha demostrado que es una superviviente en plena selva y ahora quiere demostrar que puede ser una "reina de la belleza" en España. Ivonne Orsini ha vuelto de Honduras dispuesta a quedarse en nuestro país.
Ha sido una de las concursantes más polémicas de la última edición de 'Supervivientes', entre otros motivos, por su idilio con el pan de molde. Pero también se ha especulado un romance con Álvaro Muñoz Escassi y se ha criticado su limitada pérdida de peso. Ivonne, la tercera finalista del concurso, ha visitado el plató de 'El programa de Ana Rosa'  y ha aclarado los temas más espinosos de su paso por Honduras.
Para empezar, los robos, que fueron repetidos desde que estuvo en la selva con Matías y así lo reconoció ella misma. "Descubrí que podía tener mucha creatividad", admitió Orsini, que se coló en numerosas ocasiones en la caseta de los cámaras para sustraer pan de molde, pollo o bebidas. Lo que estuviese a mano.
"Ellos sabían que robábamos", afirmó refiriéndose al equipo de producción. Y para muchos de los compañeros tampoco les fue ajeno. Eso sí, las cámaras sólo pillaron a Ivonne con las manos en el pan.
"He compartido muchas veces y otras no porque si yo teníalos pantalones de meterme en una caseta para robar, yo decidía con quien compartirlo", atajó la Miss Puerto Rico. ¿Todos comieron? Aunque no lo dejó del todo claro, sí reconoció que muchas veces pasaron comida a Maite, la ganadora del concurso.
Tampoco podía pasar por 'Ana Rosa' sin ser interrogada por su relación con Álvaro Muñoz Escassi. "Evidentemente de todas las personas de la isla, era con una de las que tenía más química", reconoció Ivonne, que negó el idilio. "Bueno, guapo es, es un galán, caballero...". Pero, y al menos por el momento, no es más que "un gran amigo".
Lo que si tiene claro es que ha llegado a España para quedarse y, por si nadie se atreve, ella ya da ideas: "Por lo menos una marca de pan me podía dar un trabajito".