Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia dirá si Curro es el hermano secreto de Paquirri

Nuevo episodio en el culebrón Rivera. Cinco meses después del fallecimiento de Antonio Rivera, el juez ha admitido a trámite la demanda de paternidad de su supuesto hijo secreto, de nombre Curro. Ahora será la Justicia (y no los familiares del fallecido) los encargados de darle (o quitarle) la razón al joven y a su madre, Antonia Muñoz, supuesta amante del padre de Paquirri. ¿Habrá quinto hermano?
Cada vez queda menos para resolver esta cuestión. Se acabaron las conjeturas. Lo que todavía no se sabe es qué pasará de confirmarse lo que Antonia Muñoz lleva reclamando desde hace tiempo.Y es que Curro sigue sin pronunciarse. El joven de 21 años se niega a hablar con los medios y se mantiene callado ante la preguntas sobre si se decidirá por el apellido Rivera o reclamará parte de la herencia del que podría ser su padre.
La que sí habla y se siente muy satisfecha por la decisión judicial es su madre. Antonia Muñoz, que sigue con la seguridad absoluta de que Antonio Rivera era el padre de su hijo, no duda en decir: "Que no nos dejen por mentirosos, que ya que hemos empezado, queremos terminar". Antonia asegura que se dará por satisfecha una vez que el Juez termine su trabajo. Y es que ella no piensa decirle a su hijo qué hacer con el resultado. "No puedo obligar a mi hijo a nada", ha dicho.
Riverita no quiere pruebas de ADN
Mientras, el otro torero del clan, 'Riverita', ha asegurado que no tiene ninguna intención de hacerse una prueba de ADN. "Yo tengo 17 hijos y resulta que han venido todos a que yo les haga la prueba y yo me he negado rotundamente", se ha justificado. "Se murió mi abuelo, mi padre y ninguno de ellos me ha llamado a darme el pésame y ninguno ha estado en el entierro", ha continuado.
Con este argumento, el hermano del fallecido Paquirri insiste en desafiar al Juez: "A mí me tiene que matar para que me hagan la prueba". De lo que no habla es de la herencia que dejó su padre y que, según Beatriz Cortázar, beneficia a su hermana Teresa que "cuidó a Antonio Rivera durante los últimos diez años cuando él estuvo enfermo de alzheimer".  "Yo acepto todo lo de la herencia lo que haya escrito el viejo", ha sentenciado.