Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raquel Mosquera se encuentra en estado grave, pero no está en coma

Además, la periodista ha informado de que el padre de Raquel ha discutido en la clínica con el ex marido de su hija. "Raquel no puede recibir visitas", explica Martín Blázquez,  "salvo dos familiares que pueden visitarla dos veces al día. Ayer se produjo un desencuentro entre el padre de Raquel y Toni, que no podría visitarla porque sólo pueden hacerlo dos familiares y la familia no quiere que ocupe su lugar el ex marido de Raquel". 
Según la última hora de Marisa Martín, al parecer, el día del intento de suicido de Raquel Mosquera coincidiría con el día en el que dormía a solas con su hija por primera vez desde que ingresara el año pasado en la clínica López Ibor afectada por una crisis nerviosa. Según ha informado la periodista "el padre de Raquel dormía con ellas desde el episodio nervioso sufrido por Raquel y por este motivo el padre está especialmente afectado por lo sucedido. La madre de Raquel, Angelines, no puede ayudar a su hija en el cuidado diario de la niña por un problema físico de movilidad, y por este motivo es el padre de Mosquera quien más ha acompañado a su hija en el último año". 
Martín Blázquez ha explicado también el problema de Raquel Mosquera con los ansiolíticos. Según la periodista, "Raquel entiende mal el concepto de la medicación y cuando tiene una crisis ha administrado los medicamentos sin supervisión médica. Es por esto que en alguna ocasión ha tomado más pastillas de las indicadas". No obstante, en esta ocasión, además de una sobremedicación, están confirmados las autolesiones que Mosquera se infringió a sí misma en lo que parece haber sido un intento de suicidio.