Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodríguez Menéndez, localizado en Paraguay

El 22 de agosto, la prisión coruñesa de Teixero veía cómo uno de sus presos más famosos no regresaba. Se trataba de Emilio Rodríguez Menéndez, que aprovechando una semana de libertad, se dio a la fuga. Después de un mes, la policía ha conseguido localizarle.
El abogado se encontraba en Paraguay, en Ciudad del Este, en un hotel cerca de las cataratas de Iguazú. Se trata de una zona compartida por tres países, Brasil, Paraguay y Argentina, en la que se dan cita delincuentes y traficantes porque la ley no se aplica con la misma eficacia que en otros Estados.
Días antes de su detención, Emilio Rodríguez Menéndez se había puesto en contacto con unos abogados para evitar que le intentaran extraditar, ya que alega que sus delitos son de carácter fiscal. En ese intervalo de tiempo, la policía le localizó en un hotel junto a su cuarta mujer, Vanesa Palomar. Al parecer, les concedieron un tiempo para hacer las maletas antes de detenerles, momento que aprovecharon para escapar. La Interpol no pudo hacer nada. De nuevo se encuentran en paradero desconocido. Además, no sólo él tiene una cita pendiente con al ley. Vanesa Palomar está acusada de colaborar en la huida del abogado.
 
El abogado escurridizo
 
En febrero de 2005, Rodríguez Menéndez fue condenado a seis años de prisión por un delito fiscal en el que defraudó a la hacienda pública 1,8 millones de euros. Por otro lado, poseía una condena pendiente de dos años por la difusión de un vídeo con contenido sexual en el que aparecía Pedro J. Ramírez.
 
Un año después, protagonizó su primera fuga de una prisión. El destino escogido fue Buenos Aires y después de unos meses, fue detenido en Salamanca. Desde entonces, ha tenido alguno permisos, la mayor parte para asistir a las vistas judiciales pero ninguno tan largo como el último. Una semana, tiempo suficiente para escoger el día, el sitio y el momento perfectos.