Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santi: "Daniela me va más, pero tiene un punto de locura al que no llego"

La prueba de la verdad que realizaron la pasada gala los concursantes de 'Supervivientes' se ha extendido como la pólvora entre los participantes que ya han finalizado su aventura. Y Santi el primero. En 'Ana Rosa' no ha tenido reparos en desvelar secretos sobre el fuego o los robos de comida, entonar el 'mea culpa' sobre sus errores o hablar sobre su relación con los compañeros.
Poco a poco se van desvelando los misterios de la isla. Entre ellos, el fuego, uno de los aspectos más controvertidos y sobre el que Santi ha respondido en 'El programa de Ana Rosa'. Según el ex superviviente, "lo metieron las chicas", "eran cerillas" y "fue Álvaro con ayuda de alguien" el artífice de la fogata. Pero todavía quedan incógnitas. El jugador de baloncesto no ha querido acusar a nadie, ya que cree que debe ser cada uno el que confiese, y ni confirma ni desmiente la hipótesis de lascerillas en el támpax de Cuca.
Pero el paso de Santi por el concurso ha sido más que fuegos y cerillas. Si de algo se le ha acusado ha sido de mal carácter y él no lo niega. Como tampoco se autoproclama buen concursante. "No he concursado, he participado" reconoce el baloncestista, que se define como "una seta".
Aún así, también defiende que se ha llevado con todos, especialmente con Maite y con Daniela e Ivonne. Durante el concurso, ya se le había visto muy cariñoso con la presentadora de 'Sexpertos' y el propio Santi reconoce que "estaba ilusionado" con ella. "Daniela me va más, aunque tiene un punto de locura que por mi edad no puedo estar ahí", admite.
Santi, que critica sobre todo la vagancia de algunos concursantes, también ha hablado sobre los robos de comida. El ex superviviente admite que todos cogieron cocos cuando no debían, pero también acusa que fueron pocos los que robaron a la organización. Según él, Matías y Álvaro, o "Zipi y Zape" como los llama él, fueron los cerebros mientras que la ejecutora era Ivonne.
"No lo dijeron hasta que quedaban pocas semanas de concurso y se me quedó cara de gilipollas", relató el jugador de baloncesto. Habrá que ver si la audiencia premia o condena a los ladrones de la isla.