Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un boda clásica con toques italianos

El gran día que tanto esperábamos ya llegó. Alessandro Lequio y María Palacios se dijeron el sí quiero el pasado sábado en el Monasterio de Sacramenia (Segovia) rodeados de sus familiares y amigos más allegados. Alrededor de la basílica, no faltaron los curiosos que querían ver tanto a los novios como a los invitados, por lo que había mucha seguridad a los alrededores.
Según algunos invitados de la boda, la novia iba ataviada con un vestido gris perla con escote, de gasa y bordado italiano, y unas pequeñas perlas grises debajo del pecho. "Parecía la reina Ginebra" explica Ana Rosa. Sin embargo, el novio llevaba chaqué, el cual pertenecía a su padre, con corbata granate y chaleco gris.
La misa tuvo lugar en una basílica del siglo XII situada en un pequeño pueblo de Segovia. "Parecía una catedral, era una belleza impresionante" aseguran los invitados. Además, la ceremonia fue larga, ya que la intercalaron con cantantes de ópera y música clásica.
"Una boda muy clásica, con una ceremonia muy ordenada". Así es como la califica Ana Rosa Quintana, invitada a la boda, y muy esperada por los habitantes del pueblo que se acercaron a mirar. La presentadora ha explicado en su programa, que le extrañó no encontrar flores ni en la iglesia ni en los centros de mesa.
El convite se celebró en un antiguo monasterio contiguo a la basílica, y, según Ana Rosa, "el vino fue impresionante". En el menú no faltó el toque italiano de los raviolis, acompañados de consomé con foie y yema de huevo de primero y carne de ciervo para terminar.
La primera invitada en llegar fue Ana Obregón acompañada del hijo que tiene en común con el Conde Lequio. La actriz iba vestida con un vestido y un abrigo rojo y su hijo también vestía chaqué, igual que su padre. Además, fue testigo de la boda y no tuvo ningún reparo en hacerse fotos con los novios.
Entre el resto de invitados se encontraba una gran representación de los medios de comunicación del país, ya que compañeros como: Boris Izaguirre, Ana Rosa Quintana, María Patiño, Jaime Peñafiel, Jesús Mariñas, Pitita Ridruejo, Javier Sardá, María Teresa Campos, no quisieron perderse la boda del conde.