Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Se nos casa!

"Estoy muy feliz", afirmaba la 'Cenicienta' de la tele y sin duda, una de las colaboradoras más cercanas al público, tras anunciar sus futuras nupcias. Rodeada de sus compañeros de trabajo, todos mostraban felicidad ante la noticia. Y es que, con su espontaneidad, 'la Esteban' ha sabido ganarse el cariño de la gente, y mucho.
 
Siempre a la sombra de los Janeiro, Belén Esteban tiene el apoyo de gran parte de la gente en lo que podría llamarse el 'culebrón de Ambiciones'. Siempre luchando por los intereses de su hija Andreíta, la Esteban no se corta un pelo a la hora de cuestionar la labor como padre de su ex, Jesulín de Ubrique.
 
Tras probar suerte con otros hombres (Óscar Lozano y Dani Dj), tuvo que echar la vista atrás y fijarse en su amor de juventud. Regresar a sus orígenes, al barrio de la Concepción, donde Fran aún la esperaba. Y aunque a este le costó tiempo y esfuerzo ganarse la confianza de Belén, lo ha conseguido.
 
A la madre de Belén, muy emocionada con la noticia, se le llena la boca de buenas palabras cuando se trata de hablar de Fran. "Le veo fabuloso para mi hija", confesó en el programa, y explicó que siempre ha estado ahí en los peores momentos.
 
Cómo, dónde y cuándo
El plan de Belén es celebrar la boda a principios de verano, el 27 de junio, y de noche, a la ocho y media de la tarde. Aunque sólo queden cuatro meses para el acontecimiento, los novios lo tienen todo pensado. Se casarán en una ermita y con 'La Salve Rociera' como música de fondo mientras camina hacia el altar, su gran sueño. Su hermano será el padrino y la pequeña Andreíta se encargará de llevar las arras.
 
En cuanto al vestido, muy tradicional, se va a decantar por uno con escote 'palabra de honor', de líneas rectas y sin demasiado volante. Aunque confiesa que hay tantos trajes que aún no ha podido decidirse, ella es fiel a su sencillez y escoge, como no podía ser de otra forma, el blanco.
 
La intención de los novios, además, es celebrar la boda en 'petit comité' en un convite al que asistirán amigos y familiares. Asegura que no piensa vender ninguna exclusiva de su boda y que la prensa no será bienvenida. Se trata de estar cómodos y lograr que el día 27 de junio sea el más especial de sus vidas.