Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Si conoces a alguien que necesite un buen vendedor, dígale que estoy disponible"

El lunes un juzgado de Santander dictaminó una orden de libertad para José Pérez Díaz, más conocido Pepe el del Popular. En sus primeras declaraciones, el acusado de estafar 36 millones de euros, dice que quiere volver a España, a Santander, recuperar su identidad y ponerse a trabajar.
José Pérez Díaz, alias Pepe el del Popular, insiste: "Lo negué y lo vuelvo a negar". Se refiere a un supuesto fraude de 6.000 millones de pesetas (36 millones de euros) a 300 clientes del Banco Popular en 1991. Pepe fue acusado de esta estafa, ya que que se produjo cuando él dirigía la sucursal número 1 de este banco en Santander y debido a que, antes de que comenzara la investigación, se fugó a México y comenzó una nueva vida con una nueva idetidad. Sin embargo, en un control descubrieron quíen era por sus huellas y fue ingresado en la cárcel Ignacio Allende del Puerto de Verazcruz.
Ahora, el delito ha prescrito y Pérez Díaz será puesto en libertad en los próximos días. A él todavía no se lo han comunicado oficialmente, pero, en sus primeras declaraciones asegura que ya tiene planes de futuro. "Quiero volver a España, a Santander" y planea ponerse a trabajar en cuanto pueda.
"Tengo que poner mi documentación de identidad en orden, tengo la necesidad moral de aclarar algunas cosas y tengo que ponerme a trabajar", enumeró en un conversación telefónica que han emitido en 'El programa de Ana Rosa'. Y fue más allá al asegurar: "Si conoces a alguien que necesite un buen vendedor, un buen comercial, dígale que estoy disponible".
Él se sigue justificando y se declara inocente. "Fue en un entorno de presión, de tensión, y tomé una decisión equivocada que ja sido irrevocable", argumentó.
Según Nacho Abad, se trata de un pésimo ejemplo para todos los españoles.