Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Si ha sido un fallo humano, el que haya fallado que lo pague"

Ana Rosa ha entrevistado a Pedro Hernán, uno de los pocos supervivientes del accidente de Spanair. A punto de ser dado de alta después de nueve meses en el hospital, quiere que se descubra la verdad sobre el caso.
Pedro Hernán fue uno de los 18 supervivientes del accidente de Spanair. Tiene tanto secuelas físicas como psicológicas y es ahora, casi nueve meses después, cuando está a punto de recibir el alta médica. No volverá a su vida anterior, puesto que le resulta imposible volver a ser electricista, pero asegura que no tiene miedo al avión ya que "más accidentes hay de carretera y cogemos el coche todos los días".
"Esto no se me a olvidar en la vida, pero como me ha dicho mi psicóloga, hay que aprender a vivir con ello". Tranquilo y muy sensato, Hernán ha respondido a las preguntas de Ana Rosa Quintana, en su primera entrevista tras la tragedia.
Puede considerarse afortunado, ya que ha sido una de las víctimas mejor paradas. Además, fue uno de los primeros en ser atendido. "Yo estaba en la primera fila después de preferente, donde murieron casi todos. Oí a los bomberos: "Vamos a empezar por aquí, que aquí hay gente viva. Probablemente fui el primero al que sacaron", relató el superviviente.
Entonces ya sabía lo que ocurría a su alrededor. "Sólo despegó unos catorce quince metros y sí vimos el tortazo, que nos la ibamos a dar". "El avión ladeó un poco, chocó primero el ala"... y, a partir de ahí, el caos, "gritos, personas muertas..."
Sólo fue después, cuando lo sacaron del avión, cuando perdió la consciencia. "No sé si por estrés, el shock o la pérdida de sangre, o todo junto" pero pasó 17 días en coma inducido.
Hernán viajaba solo y no tuvo que lamentar la pérdida de un ser querido. Se considera incluso afortunado, comparándose con otras víctimas. Pero es inflexible y que se averigüe lo que realmente sucedió y de quiénes son las responsabilidades. "Si ha sido por fallo humano, el que haya fallado que lo pague, que ha habido muchas víctimas y los que se han salvado muchos no están tan bien como yo".