Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hermano de Rocío: "Cuando tengas negocios sabrás dónde tienes que meter el dinero"

Un día después de producirse las detenciones en relación con la Operación Toscana, 'El programa de Ana Rosa' se ha puesto en contacto con uno de los hermanos de Rocío Galán, quien lejos de negar los delitos que se le imputan a su familia, justifica su actuación. Además, el programa ha podido hablar con una de las trabajadoras del Club Aladdin, quien ha corroborado los abusos a los que eran sometidas las prostitutas por parte de la familia Galán.
Afectado por el duro momento por el que atraviesa su familia, el hermano de Rocío Galán atendía a 'El programa de Ana Rosa' y aseguraba que el negocio de sus padres es totalmente legal. "Es precioso. Hay muchos clubes en España y ¿quién no ha entrado a tomarse alguna copa en uno de ellos?", ha confesado. 
Además, ha querido dejar claro que las acusaciones de abusos por parte de su familia hacia las prostitutas es totalmente falso. "Nadie les dice que se tienen que poner", ha asegurado el hermano de Rocío Galán en exclusiva para el programa 
El blanqueo de dinero
Tras negar el resto de acusaciones, el hermano de Rocío ha querido aclarar el tema del blanqueo de dinero y lejos de negarlo ha justificado en cierto modo esta actuación. "El día que tengas negocios sabrás dónde tienes que meter el dinero: un poquito en el banco y un poquito en el bolsillo". 
Cristina, una de las prostitutas que trabajaba para los Galán
Sin dar la cara y en exclusiva para 'El programa de Ana Rosa', Cristina, una de las prostitutas que trabajaba para la familia Galán ha confirmado todas las informaciones que ayer daba la Guardia Civil en torno a los abusos a los que eran sometidas las chicas en los Clubs.
"No me ha sorprendido porque yo he vivido en mis carnes que el trato que nos daban no era bueno. Tenías que cumplir un horario de salón y si tardabas más de media hora en atender a un cliente te multaban", ha confesado Cristina a 'El programa de Ana Rosa'.
Además, la trabajadora del Club Aladdin ha confirmado que el trato hacia las prostitutas no era buena. "A su manera te coaccionan. Si estaban más de dos días te exigían que te movieras", decía a la vez que aseguraba que Rocío Galán no las trataba con ningún respeto y que nunca ha visto a Ortega Cano. "Ella venía de sargento a ver los números andantes. No se preocupaba si la chica comía, si consumía demasiados estupefaccientes, si estaba quedándose muy delgada, nunca se ha preocupado. Siempre que venía era para llamarte la atención".
Por otro lado, según ha confirmado Miguel Ángel Nicolás, otra prostituta habría confirmado que la familia Galán habría obligado a las prostitutas a comprar la ropa en sus propios negocios, que Rocío no habría ningún respeto por ellas y que los días que las chicas no podían trabajar les obligaban a pagar las habitaciones que ocupaban.
Los imputados pasarán hoy a disposición judicial
Tal y como ha señalado Nacho Abad en 'El programa de Ana Rosa', los imputados han comenzado a declarar esta misma mañana y está previsto que a última hora pasen a disposición judicial.
Según ha confirmado el periodista, los imputados fueron conducidos ayer a los calabozos de donde fueron trasladados hasta los juzgados de Chiclana para empezar a tomar declaraciones a las prostitutas para, en caso de que desaparecieran por miedo, tener ya una prueba. "Esto es lo que se llama prueba preconstituida", ha asegurado el colaborador quien ha asegurado que ayer declararon cuatro testigos, tres de los cuales se han convertido en testigos protegidos.
Además, Nacho Abad ha confirmado que en los registros de ayer se encontró droga en alguno de los prostíbulos, por lo que se les podría atribuir un delito contra la salud pública y que había chicas sin papeles, por lo que se les podría acusar de un delito contra los derechos de los trabajdores.