Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Es inhumano"

En 2004, Enaitz un joven Iriondo de 17 años se saltó un stop y fue atropellado por un vehículo. Como consecuencia, el joven fallecía y los abogados de ambas partes llegaban a un acuerdo. Sin embargo, pasado el tiempo el conductor del vehículo ha demandado a los padres pidiendo 20.000 euros para la reparación del vehículo y el coche de alquiler.
Un hecho que sorprendía a la familia, "han matado a nuestro hijo por su negligencia y encima nos denuncia". La madre, Rosa, no daba crédito "no me lo podía creer, se nos hacía responsables de los desperfectos". Explica que, en un primer momento, los abogados pactaron porque "estábamos destrozados, sólo queríamos asumirlo, pero nunca se asume".
En sus declaraciones, el conductor aseguraba que "me pasó lo que me pasó pero, en realidad soy un segundo perjudicado" y, en cuanto a los padres, "no se lo que quieren pero su hijo no va a volver".
Unas declaraciones que definen a la persona según la madre de Enaitz. Los padres aseguran que nunca ha habido contacto entre ellos después del accidente y creen que lo que está haciendo "es indecente e inhumano".
Una historia que ha despertado la polémica y el apoyo de muchos medios de comunicación. El juicio tendrá lugar el próximo día 30 de enero.