Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Me pegó un bofetón sin venir a cuento”

La imagen de Ginés, el 'sheriff' de Coslada, se ve ensombrecida cada día. La revista 'Interviú' ha entrevistado a Silvia, una prostituta que dice que el jefe de la policía local ha sido cliente suyo. En concreto, ha solicitado sus servicios hasta 16 veces. Duras palabras que aportan nuevos datos sobre su personalidad.
Ocurrió hace cuatro años. Silvia trabajaba como prostituta en un club de alterne. Ginés Juménez solicitó sus servicios. "Quedamos de acuerdo en subir a la habitación y yo le dije lo que hacía, sumisión y esas cosas y que mi precio era de 1.000 euros, y no protestó", explica.
Silvia califica de "muy duros" sus encuentros sexuales con el ex jefe de la policía local de Coslada. Recuerda especialmente el primer día por su agresividad:
"Me puso la pistola en la cabeza. Me asusté tanto que me meé encima. Y eso debió de excitarle aún más. Estuvo jugando y metiéndome la pistola en la vagina".
 
Visiblemente afectada, Silvia ya se ha alejado del mundo de la prostitución por lo que le cuesta muchos hablar de ciertas cosas. La obligó a andar a cuatro patas, esposada por toda la habitación mientras le daba bofetones y le decía que era "mala". Silvia tuvo miedo pero confiesa que jamás sintió sufrimiento físico.
 
"Me pegó un bofetón sin venir a cuento, después de terminar y cuando ya me había pagado", recuerda Silvia y "siempre se ponía dos condones y me pedía que le hiciera una felación". Explica, además, que el dinero no era problema para Ginés. "Estuvimos juntos unas quince o dieciséis veces. Algunas veces 2 horas, que eran 2.000 euros. Siempre me pagó y en efectivo, con billetes de 50, 200 y 500 euros".
 
Consciente de su influencia y celoso de su intimidad, el 'sheriff' de Coslada guardaba en secreto estos encuentros sexuales. "Yo siempre le vi solo, nunca me presentó a un amigo y nadie vino de su parte a contratar mis servicios", explica Silvia. Su actitud, siempre intimidatoria y dictatorial, no dejaba indiferente a nadie. Él era quien mandaba y todo el mundo lo sabía.