Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfonso Basterra: "Limpié el coche de Charo en agosto y estaban las alfombrillas"

Cuatro meses después del asesinato de Asunta Basterra, 'El programa de Ana Rosa' ha tenido acceso en exclusiva a la única declaración de Alfonso Basterra ante el juez. En su declaración, Basterra reconoce que él se encargaba de limpiar el vehículo de su exmujer y que cuando lo limpió por última vez, en agosto, estaban todas las alfombrillas del vehículo, que fueron halladas tras el asesinato.

Alfonso Basterra no pidió explicaciones a Rosario Porto sobre lo que había ocurrido la tarde del crimen. "Ni hizo falta que me diese porque yo estaba seguro de que la niña había ido con su madre. Le repito que la despedí en la puerta de casa, y la niña se fue a hacer los deberes porque, le repito, para irse a la playa ella quería hacer los deberes... No se me ocurre pensar en ninguna otra cosa. No, no le pregunté nada. ¿Qué motivos tenía yo para preguntarle nada? Ya me dijo ella que había dejado a la niña en casa y se había ido a hacer los deberes."
Durante su declaración ante el juez, Basterra no duda en ningún momento de su exmujer. "Vamos a ver, yo tengo la plena seguridad de que salen de casa, la niña se va con su madre a Doctor Teixeiro a hacer los deberes y no le pregunto más porque es el día a día nuestro... ¿Se da cuenta? La madre cuenta que se ha ido a hacer los recados. Dice que ha ido a Decathlon, a la finca, se encontró con los vecinos y que acababa de llegar a casa. Yo no le pregunto ni por la niña ni nada porque yo estoy seguro que la niña se quedó en casa haciendo los deberes. Para qué voy a dudar de mi exmujer. Yo en esos momentos no dudo de ella. ¡Por el amor de Dios! Mire, mi mayor urgencia era irme a comisaría a decir lo que estaba pasando"
La aparición de la cuerda naranja
Nunca encontró el cordel naranja tirado por la casa. Así lo manifiesta Alfonso Basterra durante su declaración al ser preguntado por una de las pruebas halladas en la casa de Teo. "Yo creo que ese cordel, si es que era un cordel naranja, los jardineros tienen dos máquinas para cortar, una de esas de empujar (mecánica) y otra manual, y creo, yo no los he visto nunca, creo que el de la máquina manual es de color naranja. ¿Encontrarme algún trozo tirado? No. Y menos en una habitación."
La mascarilla
La aparición de una mascarilla en la papelera de la habitación de Teo llamó la atención de los investigadores por lo que Vázquez Taín le pregunta a Basterra sobre este hallazgo. Basterra no le da mayor importancia y asegura que se lo ponía Rosario porque era alérgica. "La casa de Montouto, como ella y yo somos alérgicos a la primavera y esas cosas, llámele usted polen, polvo y... entonces ella cuando hacíamos el cambio de ropa, llegaba pues finales de mayo. Entonces se ponía la mascarilla."
"Limpié el coche de Charo en agosto y estaban las alfombrillas"
Tras el asesinato de Asunta Basterra, los investigadores requisaron los vehículos de la pareja para someterlos a análisis. En el coche de Rosario faltaban las alfombrillas. Sin embargo, Alfonso asegura en su declaración que en agosto, las alfombrillas estaban en el vehículo. "En invierno lo llevo, lo llevaba a un taller... que lo lavan muy bien y siempre lo llevo allí. Cuando llega el buen tiempo, pues yo le pego un manguerazo. No me fijé pero me parece a mí que no faltaban alfombrillas. Lo lave hace poco en la finca y yo mismo me encargue de sacudir las alfombrillas."
La reconciliación de Rosario y Alfonso
En el mes de junio, Rosario Porto tuvo que ser ingresada. Fue ahí donde la pareja inició un acercamiento y así lo manfiesta Alfonso en su declaración. "Tenía mucho trabajo. A usted le parecerá una tontería pero vaciar la casa, la revisión de las obras, atender a la niña. Todas esas cosas más su trabajo... Yo creo que tuvo un golpe de estrés... Un día apareció con el ojo cerrado. La acompañé a urgencias. La mandaron a casa. Al día siguiente, el ojo seguía cerrado. Vamos al hospital y si hay que ingresar se ingresa. Estuvo ingresada siete días. Me quedé con ella los siete días."
A la salida del hospital, la pareja empieza a verse con asiduidad. "Yo había cambiado antes pero inevitablemente hay un apoyo y un gran acercamiento. No estuve a la altura de las circunstancias pues porque estaba dolido. Estuve muy inquieto con ella durante un tiempo. Pero bueno, luego el tiempo pasa y con la ayuda de esta psicóloga que me dijo que había que cambiar la situación... Así que poco a poco... Lo fui haciendo."
En el mes de agosto, la pareja aprovechó la marcha de Asunta a Reboredo para pasar unos días solos. "Asunta vuelve de la playa a finales de agosto sobre el día 26  o así. Va a pasar unos días a Reboredo, donde tiene una casa la señora de la limpieza y su marido que conocen a Asunta de siempre y allí estuvo unos diez días o así. Su madre y yo pues nos quedamos en casa, en la playa descansando un poco. "