Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfonso y Rosario querían un hijo al que enseñarle cómo pasar por este mundo de la mejor manera posible

Tras los informes psicológicos realizados por los expertos, Rosario Porto y Alfonso Basterra se enfrentaron a varias entrevistas. Ambos se mostraron deseosos de adoptar un hijo al que inculcarles los valores que les dieron sus padres y al que enseñar cómo pasar por este mundo de la mejor manera posible. Ambos deseaban ser padres y manifestaron que le explicarían que era adoptado cuando fuera lo suficientemente mayor como para entenderlo. Aseguraban a los expertos que le darían una educación tolerante y comprensiva con los demás y decían que su llegada les convertiría en mejores personas. Según manifestaron, querían un bebé de entre 6 y 12 meses, sin enfermedades, ni problemas físicos y no les importaba su sexo ni su raza.