Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Roja se lleva un disgusto ante Georgia (0-1) en su último test antes de la Eurocopa

España cerró la preparación para la Eurocopa de Francia con una derrota. La Roja movió el balón muy despacio y no encontró el hueco en la defensa de Georgia, que se cerró atrás durante los 90 minutos y se llevó una alegría a costa de la Selección. Un disgusto para acabar la preparación antes de afrontar el próximo lunes el debut en la Euro. La hora de verdad empieza en Francia. Y ahí se puede fallar poco.

La Roja tenía el último test antes de la Eurocopa y Vicente del Bosque lo utilizó para dar más oportunidades antes de jugar contra la República Checa el próximo lunes, y para que la defensa teóricamente titular jugará por primera vez junta este verano. Juanfran, Piqué, Ramos y Alba salieron de inicio por delante de De Gea. El centro del campo fue para Busquets, Thiago y Cesc y arriba, Lucas Vázquez, Nolito y Aduriz.
La prueba era para tener paciencia. Georgia se encerró desde el pitido inicial y La Roja movió de un lado a otro para encontrar el hueco. Thiago y Busquets hacían circular el balón y Lucas Vázquez encaraba siempre que recibía pero los de Georgia se defendían bien. Y en la banda del madridista llegó la primera gran ocasión del encuentro. Lucas Vázquez puso un centro medido al punto de penalti y Aduriz entró en carrera para cabecear con un misil al palo contrario. El balón se marchó rozando el poste pero la grada del Coliseum casi se pone en pie para celebrar el primero de La Roja.
El peligro de España en el primer acto estaba en Lucas Vázquez. La banda derecha eclipsó a la de Nolito, que tan buen nivel había ofrecido en los primero encuentros de preparación. Thiago mandó un segundo aviso mucho más serio. El centrocampista del Bayern estampó el balón en el poste con un disparo desde fuera del área. La pelota se abrió con el golpeo, pero la ocasión sólo fue un espejismo porque La Roja no estaba mostrando una buena cara.

España bajó el nivel y un despiste defensivo le costó un gol. Georgia robó un balón en el centro del campo y tras un rechace, Okriashvili recibió el pase de la muerte en el área pequeña para dar la sorpresa en el Coliseum. La grada de Getafe se quedó helada y no hubo reacción antes del descanso. Del Bosque hizo cuatro cambios y dejó en el banquillo a Ramos, Juanfran, Cesc y Thiago, por Bellerín, San José, Koke e Iniesta.
La Roja controlaba el partido pero no tenía rapidez en el medio. Busquets dio el susto al poco de iniciarse la segunda parte. El centrocampista del Barcelona chocó en el aire con el portero de Georgia y se hizo una aparatosa brecha en la cabeza. Los médicos tuvieron que cerrar la herida con varias grapas sobre el césped de Getafe.
Iniesta dio velocidad al ataque, y con la entrada de Silva por Lucas Vázquez, el manchego se asoció con el canario e hizo que Nolito apareciera más. Georgia no salió del área y resistía el empuje de España. Muchas llegadas, pero poco gol. Iniesta con un disparo, Piqué con un cabezazo… Nadie pudo evitar que España llegue a Francia con una mancha en el expediente y un disgusto innecesario. La Roja viaja a Francia con mal cuerpo.