Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así son las características técnicas de los monoplazas del futuro de la Fórmula E

Emite cero emisiones y apunta a ampliar los límites de lo que es posible actualmente en los deportes de motor eléctrico. Es el SRT_01E Spark-Renault, el monoplaza de la Fórmula E que ha irrumpido en el mundo de las carreras como el coche del futuro.

El vehículo tiene una altura de la carrocería y una suspensión que permite rodar lo más rápido posible en circuitos urbanos. La baterías eléctricas proporcionan 200 kW de potencia máxima (más o menos 270 caballos), limitados en carrera a 150 kW, y son capaces de alcanzar los 225 kms/h y de ponerse de 0 a 100 en sólo 3 segundos. Si los pilotos son elegidos por los seguidores tendrán 30 kW más de potencia durante cinco segundos repartidos entre los dos coches durante la carrera.
La caja de cambios es secuencial de cinco velocidades y los frenos llevan dos sistemas hidráulicos independientes Estándar, operados por el mismo pedal donde la novedad es el material de los mismos es de libre elección por las escuderías.
Michelín proporciona los neumáticos de 18 pulgadas para seco o mojado, casi como una goma de un coche de calle para un mejor acoplamiento a los circuitos urbanos. En principio están preparados para durar toda la carrera pero cada escudería tendrá cinco traseros y cinco delanteros de repuesto.
A pesar de lo que pueda esperarse de los motores eléctricos, el ruido de los mismos alcanzará los 80 decibelios, más que cualquier vehículo de gasolina. Es algo que ha tenido muy en cuenta la FIA que sabe que el ruido de los motores es la salsa de las carreras.