Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El futuro es impredecible, lo único que sabemos a ciencia cierta es que todos avanzamos a un ritmo de 60 minutos por hora

Pablo es un fisioterapeuta un tanto peculiar. Cura con las manos a sus pacientes pero lo que realmente le preocupa son las heridas de alma. Con sus consejos, Pablo consigue que sus pacientes se liberen del dolor emocional que les atormenta y empiecen de cero. Sus frases son un bálsamo para sus pacientes que consiguen retomar sus vidas y plantarle cara al futuro.

Es fisioterapeuta pero se convierte en el mejor consejero de sus pacientes. Conoce a la perfección el cuerpo humano, pero sabe que detrás de cada dolencia física se esconde otra emocional que resulta imprescindible curar. La culpa, el dolor que nos provocan aquellos a los que queremos, nuestros errores... La vida es un cúmulo de experiencias dolorosas que marcan a los pacientes y les impiden avanzar. Pablo quiere que sus pacientes superen sus miedos y sus palabras son sus mejores aliados.
El peor dolor nos lo provocan aquellos a los que queremos
"Nuestros músculos son frágiles y cada día los golpeamos, los retorcemos, los machacamos. Hago todo lo posible por aliviar el dolor de mis pacientes pero no siempre lo consigo, sobre todo cuando la única barrera son los propios pacientes. El dolor nos transforma. No puedes dormir, no quieres trabajar, no soportas a nadie... Pero el pero el peor dolor no es el de los músculos, el peor es el que nos causan los que más queremos. Para superar ese dolor no hace falta el masaje perfecto sino la voluntad del paciente de seguir adelante."
El futuro es impredecible
"El futuro nunca deja de asombrarnos con nuevas oportunidades. Nunca deja de poner a prueba nuestra capacidad de plantar batalla, de volver a empezar. Nunca deja de demostrarnos que por mucho que intentemos controlarlo es impredecible. Lo único que sabemos a ciencia cierta es que todos avanzamos a un ritmo de 60 minutos por hora. Hagas lo que hagas, seas quien seas. Da igual los errores que hayas cometido o cuantas veces hayas pedido perdón. Todos avanzamos por el mismo camino y me consuela pensar que en este viaje podemos dejar  atrás los tropiezos las culpas, las caída, que mientras vamos tirando podemos trazar nuestra propia ruta y plantarle cara al futuro. Es la única manera que se me ocurre de dominarlo."
Los errores son inherentes a nuestra forma de ser
"Todos cometemos errores. Es parte de nuestra naturaleza por eso no debemos dejar que los errores nos impidan avanzar. Tenemos que aprender de ellos y seguir hacia delante. Los errores son inherentes a nuestra forma de ser, igual que las roturas a nuestro esqueleto. Porque somos nos equivocamos, porque tenemos huesos nos los rompemos. Aprovecha esta oportunidad para deshacerse de tu culpa. Puedes hacerlo. Cuando te liberes de tu culpa podrás hacer lo que quieras."