Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arturo: "Que se anden al lorito que fuera sí les puedo pegar, a los payasos así me va pegarles"

Gerardo fue el que se atrevió a contestar a Arturo cuando éste se plantó en el jacuzzi: "Estamos hablando de que va a salir Juan fijo". Y Juan dijo después que no, que hablaban de él, de que es alguien que: "Se tira pedos, la forma de hablar y con los tatuajes, no pienso yo es el prototipo de tío que le gusta a Indhira".
Y el vasco se apresuró a explicar el porqué de todos estos asuntos: "¿Tú has olido un pedo mío? Es que te vas a ir a la puta calle. Aquí el tío de los tatuajes que eructa y se caga va a salir un mes más tarde que tú. Yo con salir detrás de la cuadrilla de mierdas que os habéis juntado ya estoy contento".
Juan entonces aprovechó para no dejarse nada en el tintero:  "Tú no compartes esta casa, tú escupes y haces lo que te sale de los cojones".
Tensión al límite
Tras oír estas palabras Arturo le dijo a Indhira: "El día que salgan de aquí que se anden al lorito que fuera sí les puedo pegar".
"Arturo, cállate", zanjó su novia, pero él seguía: "A mí a los payasos así me apetece pegarles. Es un mierdas. Un puto cacas. Eso es lo que es. Ni es hombre ni es nada"
"Maricón"
Cuando apareció Juan tras este tira y afloja, Arturo volvió a espetárselo en la cara: "Con todo lo que has estudiado el jueguito ¿sabes adónde vas? A tomar por el culo. Y que un tío como yo que eructa, que se peé, que va lleno de tatuajes y habla de puta pena, lo quieren más que a ti. Porque tú eres un mierda. Eres un mierda de tío ¡maricón!"
Las llamas de la discusión encendieron a Hans, que estaba sentado al lado: "Arturo se ha pasado, no se pueden usar esos términos para insultar a alguien". Saray desdramatizó el insulto, que no iba contra las minorías, a su juicio, como luego explicó Arturo en el confesionario, pero Juan estaba decidido: "Ha dicho maricón por gay".
"Prepotente"
Otro término más preciso que medió en la discusión fue el de prepotente. Indhira le dijo a Juan que pensaba serlo con él cuando fuera expulsado, harta ya de que la tachen a ella con este adjetivo.
Juan se lo explicó: "No piensas, no sabes lo que es ser prepotente. Prepotente es ponerse todo el rato lo de 'España me quiere'".
"¡La semana que viene te vas a la puta calle y me mofo de ti!", especificó entonces Arturo, a lo que Juan replicó por última vez: "Me parece estupendo".