Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gisela intenta un acercamiento

Cansada de sentirse invisible para Carlos H, la canaria ha intentado acercarse al pensativo consultor financiero. La situación desecadena en una conversación que no tiene desperdicio, en la que 'el profesor' imparte unas interesantes clases a su inocente alumna:
Gisela: "¿Por qué te quedas tantas veces mirando al techo?"
Carlos H: "Pensar. No puedo evitarlo, soy así”.
Gisela: " Yo también pienso mucho".
Carlos H: “Pienso todos los días y todas las noches. Es como un motor que va siempre revolucionado ”.
Gisela: " Yo pienso sólo cuando tengo algún problema. Piensa en alto y así no me aburro".
Carlos H : “Piensa en cosas que se cumplen y verás como se cumplen”.
Gisela: “¿Tú crees eso?”
Carlos H: “No sólo lo creo. Estoy convencido”
Gisela: “Entonces sería muy fácil”.
Carlos H: “No es sólo eso, pero podemos controlar lo que ocurre. Visualiza lo que quieras que pase".
Gisela lo intenta, pero eso de pensar le debe resultar muy aburrido y desiste: “Con pensar un ratito me vale”.
Este acercamiento llega poco después de que la modelo reconociera que se siente mal porque el cántabro parace evitarla, y son pocas las ocasiones en las que entabla conversación con ella. Será que Carlos es más de pensar o que prefiere a un interlocutor que reflexione tanto como él.
En los últimos días apenas han cruzado palabra más allá de algunas dudas planteadas por la canaria que, entre otras genialidades, recurría al consultor financiero para conocer "qué diferencia hay entre una brasileña y una dominicana".