Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nico y Ana, gemidos en el armario

Lo de Nico y Ana Toro no tiene palabras. Los dos concursantes han pasado de ser simples compañeros de juego a disfrutar de una hora de intimidad. Fresas con nata, marisco, disfraces de Isabel la Católica y Cristobal Colón... a la nueva 'pareja' de la casa no le faltó ningún detalle en su noche romántica.
Nico y Ana Toro han disfrutado por fin de una hora sin cámaras . Los dos concursantes, que ya llevaban un tiempo tonteando, eso sí, siempre con nocturnidad y alevosía, han podido dar rienda suelta a sus deseos carnales sin la necesidad de ser vistos y grabadas por las cámaras de la casa. Aunque el italiano ya había comentado su total disposición a tener 'un rollete' con la joven más polifacética de la casa, lo suyo nos ha pillado totalmente por sorpresa.
Aunque Ana Toro ha confesado en numerosas ocasiones sentir "algo especial por Nico", el comportamiento del italiano parecía estar desilusionándola poco a poco. No entendía que su compañero de juego no se acercase a ella durante el día y que por la noche su comportamiento fuese mucho más cariñoso. Los concursantes ya habían protagonizado alguna que otra escenita subidita de tono, pero nadie apostaba porque lo suyo pasase de un simple tonteo.
El programa aceptó rápidamente la petición de los concursantes Nico de disfrutar de una hora sin cámaras. La noche del jueves, mientras el resto de sus compañeros estaban reunidos como todas las noches en el salón de Guadalix de la Sierra, la 'pareja' tuvo la oportunidad de disfrutar de la más sincera intimidad. Aunque no hubo testigo de lo que sucedió en aquel cuarto, se encargó de desvelar algunos de los secretos de 'su noche romántica'. "Nos han traído todo lo que pedimos. Las verduras, la fruta, marisco, las fresas con nata y los disfraces", le comentaba Nico a su compañera de juego, Ainhoa.
Los habitantes de la casa no daban crédito a todo lo que esta sucediendo en las últimas horas. Una hora sin cámaras entre una pareja que no habían tenido nada hasta ese momento y su reaparición en el salón disfrazados de Cristobal Colón y de Isabel la Católica era demasiado para la mayor parte de ellos.
Ana asegura que "no ha pasado nada"
Aunque lo que ha sucedido dentro de la habitación solamente lo saben ellos, les contó a Chiki y a Pepe que "no ha habido hora sin cámaras". Que Nico 'no se lo merecía', porque "estaba todo el rato preocupado de comerse el bogavante". El súper les ha ofrecido una 'segunda oportunidad', pero parece que ella no está por la labor. Ana
Raquel, desolada
Raquel Ainhoa , la pareja de Pepe en 'Gran Hermano: En Reencuentro', también había hecho pública su atracción por el italiano. La concursante se quedó sin palabras al conocer la petición de sus compañeros de disfrutar de una hora sin cámaras y, según le comentó a Nico, "no lo ha llevado muy bien, se ha pasado la hora callada y sin bailar".