Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orlando a Gema:"Cómete mis uñas"

Desde el "quiero ser tu tampax" de Carlos de Inglaterra a Camilla Parker Bowles, el romanticismo no nos había regalado una frase semejante. Se la dijo Orlando a Gema ante la mirada sorprendida de Carlos F., celoso (y secreto) marido de la joven. Mientras el acercamiento de Orlando y Gema es cada vez más patente, en la casa antigua Almudena y Gisela siguen ilusionadas ante un posible reencuentro con el feriante.
Ha sido justo como el público esperaba: la entrada de un hombre en la casa 10 de Gran Hermano (en el colmo de la suerte, uno de lo más atractivos y conquistadores), hasta hace pocos días residencia exclusiva del meloso matrimonio Carlos y Gema, ha convertido una comedia romántica aburrida en un thriller pasional. Si antes de la llegada de Orlando lo del matrimonio barcelonés era ‘Romance otoñal’, desde que ya no están solos se ha convertido en mezcla de ‘Atracción fatal’ y ‘Una proposición indecente’.
A la situación no le falta en realidad algo de comedia, centrada principalmente en Orlando: mientras la relación de Gema y Carlos hace aguas y el joven esposo se lamenta en el confesionario de estar perdiendo a su esposa y expresa sus deseos de abandonar el concurso, Orlando tiene una visión muy diferente de la realidad: para él todo es paz y el matrimonio barcelonés y él forman una gran familia en la que nadie discute. "Somos como el marido, la esposa y el hijo", confesó ayer en el confesionario. Eso sí, habría que preguntarle quién es el hijo exactamente. Algo indica que en la estructura de esta improvisada familia el hijo no será precisamente él…
Esta mañana el acercamiento de Orlando a Gema tuvo uno de sus momentos cumbre y dejó una frase que podría convertirse en una de esas ya clásicas en la historia del reality. Carlos F. y Gema estaban sentados frente al ordenador, ésta última mordiéndose las uñas, cuando Orlando se acercó por detrás y le dijo, para pasmo total de su marido: "No te comas las uñas, cómeme las mías". Desde luego, lo más parecido a una declaración formal de amor que hemos visto por ahora en la décima edición del reality.