Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los celos atacan a Gema

Carlos sufría los celos que le provocaba la simple presencia de tres hombres pululando alrededor de su mujer pero, con la entrada de Loli y Almudena, los celos no han hecho sino empeorar. Esta vez es Gema la que ve cómo su marido deja de dormir mirándola a ella para mirar hacia donde Loli duerme pero... ¿son celos justificados o tan sólo imaginaciones de Gema?
Gema: "A ver si encuentras un momento, que quiero hablar contigo"
Carlos: "Vale (...) ¿De qué quieres hablar cariño?"
Gema: "¿Tu te acuerdas de lo que me dijiste cuando estuvimos aquí con Orlado ¿A qué lado duermo y normalemnte en casa? [duerme al lado contrario] y 'tú me dijiste no duermas para ese lado'".
Carlos: "Eso es lo que te pasaba hoy, que me he dado la vuelta"
Gema: "Es que yo no soy gilipollas Carlos. Normalmente siempre duermes mirando para mí y hace ya varias noches que siempre miras para allá [lugar que ahora ocupa Loli]. Voy a empezar a hacer lo mismo con todos los tíos que hay aquí (...) Y que se me escape el nombre de cualquiera de ellos".
Carlos: "¿Qué me estás queriendo decir con esto?"
Gema: "Que lo mismo que no te gusta que te hagan a ti, no se lo hagas tú a los demás".
Carlos: "Pues a partir de ahora, voy a actuar para que me echen. No quiero hablar con nadie, ni me voy a girar para nadie... Así verás como todos estamos más tranquilos".
Gema: "Pero Carlos a ver, ¿por qué me dices tú a mí esas cosas y luego las haces tú?"
Carlos: "¿A qué viene esto?"
Gema: "Tú sabes bien por qué lo digo"
Carlos: "Si me ves serio no empieces Carlitos ¿qué te pasa? porque ya sabes lo que me pasa... A partir de ahora todos los de esta casa van a notar un pequeño cambio en mí"
Gema: "Tú no te preocupes, que ya estás haciéndolo bien"
Carlos: "Me dan unas ganas de pegarle una patada a la valla"
Gema: "Carlos, no tengas miedo por eso... si la que se va a ir antes soy yo"
Carlos: "En el momento en que tú salgas de aquí, me voy yo"
Gema: "Pues venga..."

Carlos: "Es todo, cada vez que parpadeo, cada vez que me giro, cada vez que hago todo, te enfadas".
Gema: "Si no es por eso, yo ahora dormiré para el lado que me vaya bien y ya está".
Carlos: "Mira como si me lo queires susurrar al oído".
Gema: "Es que fue lo primero que dijiste el primer día que dormimos aquí".
Carlos: "A partir de ahora ya sé lo que tengo que hacer. Según tú estoy haciendo aquí para que te echen aquí".
Y Gema, asiente, dando así por zanjada la conversación.