Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inesperada expulsión de Iñigo

Nadie nunca pudo imaginar que sería Iñigo el siguiente en abandonar la casa. Ya por entonces, Mabel había incurrido en la historia de Gran Hermano como ejemplo de Madre de Familia, aunque meses después se desnudara para una famosa revista de investigación, decisión que nada tiene que ver con el pedazo de 'madre' que era y es.
La expulsión de Iñigo fue un jarro de agua fría
Nunca más me encontré en mi camino a alguien con la personalidad de Iñigo
Con él surgieron situaciones que recuerdo con mucho cariño y bandas sonoras para el recuerdo como 'Polvos de talco para los granos', tema que creamos usando la sintonía del 'Don't worry de happy' y, de camino, contando un viejo remedio para el acné. Ahora que lo pienso, nuestra parte educativa a modo de espectáculo sí que dimos. Todavía recuerdo a alguna que otra señora dándome las gracias meses después, ya que habíamos conseguido que su hijo se cepillara los dientes a raíz de verlo en la casa.
Iñigo nunca cesó en su intento por conquistar a Ania, y como si del propio Burlador de Sevilla se tratara, no paraba de soltar piropos a su amada Doña Inés, la cual jamás le dio réplica positiva. La inocencia de Iñigo no tardó en descubrirse ante nosotros, y como si ya lo supiéramos le hacíamos comentarios del tipo: "vaya lo que ha triunfado Mª Jose"  y a él se le escapaba un: "ha triunfado, se ha convertido en la reina de la feria", y a continuación siempre se escuchaba: "Iñigo, sala de confesiones", donde recibía su correspondiente reprimenda.
La salida de Iñigo nos dejó un vacío imposible suplantar . Fueron muchas las risas, las canciones de la infancia y los llantos que vivimos junto a este aprendiz de 'mafia'. Recuerdo su Gala de expulsion. Todos andábamos nerviosos por el salón, hasta que Merche (Mercedes Milá) nos pidió atención y lo anunció: "por un 56%, la audiencia a decidido que sea Iñigo quien abandone la casa".  ¿Iñigo? grité, y mi semblante se tiñó de lágrimas. Le cogí mucho cariño. Recuerdo muchas cosas que sucedieron dentro pero muchas más que sucedieron fuera. Recuerdo un pregon que compartimos en Ceuta a lo Rolling Stone, como yo le decía, luego vinieron programas de televisión,  colaboraciones, como la de 'Crónicas Marcianas', la cual no fue muy positiva para él, probablemente cegado por la popularidad que le daba el programa y el respeto que le imponía Javier Sardá. A su favor diré que en la actualidad, después de finalizar con éxito sus estudios en Ciencias de la Informacion, trabaja en la televisión autonomica de Castilla la Mancha con una excelente labor de servicio público.