Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otra prueba no superada

No se lo podían creer. Después de haber fracasado en la prueba del 'Camino de Santiago', los habitantes de la casa 1 necesitaban por todos los medios superar el reto semanal: 'Vivir pegados', pero tampoco esta vez lo han conseguido. ¿Qué van a comer ahora?
Cuando les informaron sobre la prueba semanal, todos los habitantes de la antigua casa de 'Gran Hermano' se pusieron muy contentos porque era una prueba relativamente fácil y debían superarla para poder comprar alimentos, que ya escasean en la casa 1. Los concursantes debían convivir atados por medio de una goma elástica anudada a los tobillos y superar las pruebas de una pista americana que la dirección del programa montó en el jardín.
Para que la prueba no resultase demasiado agobiante, todos los concursantes podían disfrutar de 30 minutos libres diarios, más los que fueran acumulando si superaban las pruebas del circuito. Ni uno más. Pero los habitantes de las casa 1 no han calculado bien el tiempo y en total han estado desatados durante más de una hora diaria, por lo que la prueba semanal es considerada como no válida.
"Yo pensaba que era una prueba de egoísmo, de poner a prueba nuestra capacidad de convivencia", ha comentada Ana Toro, ante la sorpresa de la noticia. Es verdad que es una prueba que ha puesto en jaque su flexibilidad y su compañerismo, pero el reto no trataba sobre eso sino sobre la capacidad de coordinación tanto en los grupos como en las parejas.
"¿Y ahora que vamos a comer?"
La semana pasada no pudieron hacer la compra y esta semana tampoco lo harán. Los víveres escasean en la antigua casa de 'Gran Hermano' y ahora los habitantes van a tener que medir hasta la única migaja de pan que se coman. Mirentxu ha sido optimista: "Tenemos 6 paquetes de legumbres y eso no es para pasar hambre". Li ha vuelto a proponer que la próxima prueba semanal consista en "comer tartas de queso y de chocolate" y como medida preventiva han propuesto que todos los días tienen que cenar las sobras y comer bocatas de jamón y huevo para aprovechar la pata de jamón que han conseguido por haber pintado la casa entera. Sea como sea, el pan seguirá siendo su principal alimento.