Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presentar un 'late night' en tacones y ordeñar una vaca es posible en 'Hable con ellas...'

Las mujeres han conquistado la noche de Telecinco utilizando todas sus armas: el debate, la emoción, la locura, la crítica, la reflexión, la belleza y la sorpresa. Las cinco presentadoras y sus dos invitadas, Hiba Abouk y Celia Villalobos, han resuelto el gran misterio: ¿de qué hablan las chicas cuando se reúnen?;  y también han contado con la ayuda de una inesperada compañera: una vaca. Sí, una vaca. Un ejemplar americano que la descarada Alyson Eckman ha traído desde su rancho de Estados Unidos para ordeñarla en directo al más puro estilo 'Oh my god'.

¿Qué hace una vaca en el plató de ‘Hable con ellas…’? La respuesta tiene nombre, apellidos, es rubia, americana y no conoce la palabra vergüenza. Alyson Eckman no ha querido que una de sus mejores amigas de los Estados Unidos se perdiese el estreno del nuevo ‘late nigth’ de Telecinco: su vaca Valentina. Con sus tacones de aguja, sus pantalones brillante y su sonrisa constante, la presentadora ha dado una ‘master class’ sobre cómo se ordeña a un animal. Además de las locuras y la frescura de las presentadoras, el programa ha contado con la intervención de otras dos grandes mujres: Hiba Abouk y Celia Villalobos.
Hiba Abouk no es de piedra: llora al recibir un mensaje de su escritora favorita
Aunque en ‘El Príncipe’ se deja llevar por sus emociones, Hiba Abouk no es proclive a hablar de su vida privada en los medios de comunicación.  Sin embargo, ‘Hable con ellas…” ha contactado con alguien que ha influido mucho en su vida y en su forma de pensar, la escritora argelina Malika Mokkedem (una mujer que luchó por estudiar medicina y no someterse a su marcado destino: tener un marido y ser una máquina de hacer niños). Cuando la ha visto, Hiba se ha puesto a llorar por la empatía que les une: el choque de culturas y la lucha por la propia identidad.
Yolanda le regala a Celia Villalobos unas zapatillas de estar por casa (del chino)
Para que la Vicepresidenta del Congreso de los diputados se sienta cómoda, las presentadoras de ‘Hable con ellas en Telecinco’ le han regalado unas zapatillas de estar por casa. A Celia le han parecido de los más “fashion” pero se ha negado a ponérselas para no encender las redes (como siempre). Ya ha escarmentado.
Alyson Eckman entrevista a Esperanza Aguirre: “Me recordó a mi abuela”

Alyson se ha estrenado como reportera en España con una entrevista de altura: ha asistido a la rueda de prensa que ha convocado Esperanza Aguirre para dar explicaciones sobre su ‘persecución policial’. A la reportera, acostumbrada a las espectaculares fugas americanas, éste le ha parecido un debate insignificante, por lo que ha preferido preguntar Esperanza por su cuidado estilismo.
Hiba Abouk y las presentadoras: con faldas y a lo loco

Hiba ‘Parle abec elle’; ha hablado con ellas en español y en francés, haciendo alarde de su dominio de los idiomas. La actriz ha confesado que no tiene mucho tiempo libre y que, cuando lo tiene, le gusta disfrutarlo con sus mejores amigas. Para que se sienta como en casa, el programa ha traído a cuatro de ellas. Todas ha celebrado el encuentro como lo hace la mujer de verdad: bailando y cantando.
Celia Villalobos: “A mí no me pasaría lo de Aguirre, yo le saco el dinero a mi marido”

Teniendo en cuenta la mala relación que han mantenido siempre Celia Villalobos y Esperanza Aguirre, la pregunta era inevitable: ¿Qué le ha perecido ‘The fast and the Aguirre’ . La vicepresidenta ha dado uno de sus titulares: “A mí eso no me pasaría nunca porque yo nunca saco en cajeros porque se me olvida el pin y además, si quiero dinero, se lo pido a mi marido. Además, no tengo carnet de conducir”. Éste último dato ha hecho gritar a Alyson Eckman, que ha exclamado un histriónico “¿What?”, teniendo en cuenta que en América se empieza a conducir a los 16 años.