Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso: "Acabar cuarto al final sabe muy bien"

Fernando Alonso se ha mostrado contento después de terminar cuarto en el Gran Premio de Australia. Un resultado inesperado, pues el coche ha ido lento durante toda la carrera, pero al final el Safety Car le ha beneficiado: "Acabar cuarto al final sabe muy bien".
"Saliendo el once no me esperaba el cuarto puesto. Entrar en los puntos ya habría sido difícil. Todas las simulaciones que teníamos de carrera nos daban octavo o noveno como mejor resultado y acabar cuarto con el cúmulo de accidentes y de cosas que pasaron al final sabe muy bien", afirmó el bicampeón.
 
Alonso reconoció que el Safety Car le acabó beneficiando, a pesar de estar a punto de quedarse sin combustible la primera vez que salió: "El primer Safety Car me pilló justo en la vuelta que iba a entrar, por tanto me dijeron 'no entres que vamos a tener una penalización, intenta estar fuera y ahorrar gasolina', y creo que ahorramos para entrar con unos 200 gramos de gasolina. Estuvimos al límite de tener una penalización".
 
"Luego el resultado ha estado bien por otros factores en los que hemos tenido buena suerte, como la rotura de Kubica, como la rotura de Bourdais, por tanto se ha compensado un poco la buena y mala suerte", reconoció.
 
El español no quiso pronunciarse demasiado sobre el R28, aunque reconoció carencias: "Fui toda la carrera detrás de algún coche y nunca pude sacar el máximo partido del Fórmula 1. Habrá que esperar a otra carrera a ver qué pasa, pero si que íbamos un poco justos. Nos encontramos con un BMW, un Toro Rosso, un Williams y nos costaba mucho trabajo estar detrás de ellos. Hay que mejorar mucho el coche y lo antes posible".
 
Sobre el adelantamiento a Kovalainen, se mostró irónico: "Apretó el limitador, otro que apretó el limitador y mira, fantástico, porque me había dolido que a dos vueltas para el final me hubiese pasado y cuando lo pasé fue casi el adelantamiento que más me gustó del fin de semana.Intentaba quedar delante de él para estar delante de un McLaren por lo menos y cuando me pasó pensé que se me había escapado, pero al final pudimos hacerlo".