Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ander Mirambell busca el Top20 en el hielo natural de Saint Moritz

El piloto español de skeleton Ander Mirambell disputará este viernes la penúltima prueba de la Copa del Mundo 2015-16 en el circuito de hielo natural de Saint Moritz (Suiza), donde se celebrará el Campeonato de Europa, y en la que intentará quedar entre los 20 primeros.
Mirambell reconoce que este Europeo "va a ser de los de mayor nivel de los últimos años, ya que las grandes potencias como Rusia, Gran Bretaña o Alemania tendrán a tres representantes, además de los dos hermanos Dukurs por Letonia".
La prueba arrancará a las 12:30 horas y el piloto barcelonés saldrá en vigesimotercera posición. Mirambell es consciente de que la carrera va estar "muy apretada" después de lo visto en los últimos entrenamientos, ya que por las altas temperaturas de estas últimas semanas se tuvieron que suspender los entrenamientos del lunes y martes porque el circuito es de hielo natural, "y no hay refrigeración que permita mantener el hielo".
En Saint Moritz, el Marqués de Portago ganó el bronce en el Mundial de 1957 en bobsleigh y la última curva del circuito lleva su nombre. "Pero lo que más me gusta es sentir el hielo natural a velocidades de 135 km/h", apuntó.
El trazado de Saint Moritz es el más largo de todos los de la temporada, con 1.722 metros de longitud, aunque el piloto afirma que la gran aceleración "se produce en la meta del circuito, cuando pasas la curva más complicada, el Horse Shoe, a 100 km/h".
Con tan poco entrenamiento, la principal incertidumbre será, según él, encontrar las mejores cuchillas y los mejores reglajes para la competición. "Podemos volver al top20 y lucharemos para estar allí. La salida será importante, pero sobre todo bajar de una forma que el trineo vuele libre y sin marcarle mucho el camino, ya que el hielo blando te obliga a dejar correr el trineo más que en otros circuitos y es mucho más sensible", comentó.