Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La "Boylemanía" llega a Estados Unidos

Casi 30 millones de visionados en Youtube y más de 600.000 admiradores en Facebook. Susan Boyle, desempleada de 48 años que vive sola con su gato en su Escocia natal y ahora apodada "voz de ángel", ha pasado de ser una desconocida a una celebridad mundial. Su presencia fue solicitada por el veterano periodista Larry King, que ayer la entrevistó ante la audiencia multimillonaria de su programa de televisión de la CNN. Ahora es Oprah, la reina de la televisión estadounidense, la que le ofrece aparecer en su espacio, que la catapultará aún más a la fama.
En directo para la CNN, Susan Boyle interpretó My Heart Will Go On, éxito de la banda sonora de la oscarizada Titanic cantado por Céline Dion. Demi Moore y Ashton Kutcher, que difundieron la actuación de Boyle en Britain's Got Talent vía Twitter a su millón de seguidores, han sido los embajadores de la escocesa en Estados Unidos. El Risto Mejide del Operación Triunfo anglosajón, Simon Cowell, ha declarado a la revista Hello que si Susan Boyle aparece en el programa de Oprah, "hay muchas posibilidades que su disco llegue a ser número uno en las listas norteamericanas".
 
En la próxima ronda de Britain's Got Talent, Susan Boyle tendrá que cantar Whistle Down The Wind, pieza de dificultad que tiene a millones de personas en ascuas por ver esa interpretación en muchos puntos del planeta. Sólo existe un CD grabado por la cantante recientemente descubierta, en el que versiona Cry Me a River, del que un periódico local distribuyó 1.000 copias y que ahora se ha convertido en una reliquia.