Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron lo tiene claro ante Alemania: "que no haya penaltis, por favor"

En declaraciones a la BBC en Canadá, donde Cameron y Merkel asisten a la cumbre del G-8, el primer ministro británico dijo confiar en que encontrarán un hueco en la agenda de trabajo para ver "al menos parte de la segunda parte" y, si continúa la tradición de este clásico, la prórroga y el lanzamiento de penaltis.
"Existe la idea de que podamos intentar verlo juntos. No inmovilizaré (a Merkel) en el suelo durante los penaltis", bromeó Cameron, quien aseguró sentir en la distancia la misma tensión que el partido está generando entre los aficionados ingleses.
Cameron señaló que será "una experiencia interesante" ver el partido con la canciller alemana y expresó su deseo de que no se llegue a la tanda de penaltis, una suerte en la que Inglaterra tiene una trayectoria muy negativa con Alemania: "no estoy seguro de que los corazones colectivos de las dos naciones puedan aguantarlo".
Preguntado por su reacción si Inglaterra gana, Cameron respondió: "¿estáis esperando que me ponga la camiseta por encima de la cabeza y que corra alrededor de la mesa?. Probablemente no lo haga".
El primer ministro reveló que ya ha intentado atraer a otros gobernantes para que apoyen a Inglaterra y que ha encontrado un aliado en su colega italiano, Silvio Berlusconi.
"He dado mis condolencias al primer ministro Berlusconi por el equipo italiano (eliminado en la primera ronda), pero ahora él reclama que Fabio Capello (entrenador de Inglaterra) es uno de los suyos, por lo que va a apoyar a Inglaterra".
"Estoy desesperado por que ganemos. Obviamente he experimentado, como todos los demás, demasiados desencantos en los partidos entre Inglaterra y Alemania. No estoy seguro de que nuestros corazones puedan sufrir otro, así que, que no haya prórroga, ni penaltis, por favor", imploró el primer ministro británico.