Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cesc y Silva quieren aclarar su futuro antes de viajar a Sudáfrica

El cuerpo técnico de la selección tiene un difícil objetivo: evitar que ningún jugador pueda verse perjudicado por su situación personal en el Mundial de Sudáfrica. Lo vivido por David Villa en la pasada Copa Confederaciones es el modelo a evitar.
Silva y Cesc, otros dos futbolistas importantes de la Roja, pueden verse afectados a la hora de la verdad porque el interés de los grandes de España por ficharles se ha congelado ante las altas pretensiones de Valencia y Arsenal.
En los dos días que lleva concentrada la selección, no ha mejorado la situación en la que se incorporaron tanto Silva como Cesc. El canario sabe que el Valencia puede apretar al Real Madrid, por la venta previa de Villa y la dificultad de explicar a su afición la necesidad económica que conduce a traspasar a sus dos jugadores referencia.
Cesc quiere reaparecer ante Arabia Saudí
Algo similar ocurre con Cesc, el buque insignia del Arsenal. No esperaba el centrocampista tras comunicar su deseo de marcharse a Arsene Wenger y hacer público su interés de jugar en el Barcelona, que el club inglés se descolgaría con una petición de cerca de 65 millones de euros.
Le arropan en la selección los que serían sus futuros compañeros. Inseparable Gerard Piqué, que le anima con sus continuas bromas, y siempre cerca Carles Puyol, un padrino en el vestuario de la selección desde que irrumpió con fuerza Cesc.
Su recuperación física también le anima, su deseo es reaparecer dos meses después, el próximo sábado ante Arabia Saudí, aunque la carga de trabajo extra que está recibiendo invita a la precaución. BQM