Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consumidores exigen inspecciones en centros de tatuaje para identificar posibles tintas o agujas contaminadas

La Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE) exigen inspecciones "exhaustivas" en los centros de tatuaje para identificar posibles tintas o agujas contaminadas de la empresa White & Blue Lion, después de que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) alertara de la retirada de algunos de estos productos en Estados Unidos.
El organismo dependiente del Ministerio de Sanidad informó este martes de que los tintes y agujas retirados no están autorizados en España y, por tanto, no hay constancia de que se estén comercializando. Sin embargo, puntualiza, "no puede descartarse la posibilidad de que se encuentren de forma fraudulenta en el mercado español y también podrían estar disponibles 'on-line' a través de los portales de venta a distancia".
La UCA-UCE considera "inquietante" que "desde la propia Administración Pública se pueda admitir la posibilidad de utilización ilegal de este tipo de productos".
Por ello, exige inspecciones exhaustivas de centros dedicados a la prestación de estos servicios con el fin de garantizar que no se cuenta en ellos con productos peligrosos desde un punto de vista de la salud.
"La inspección de Consumo debería actuar convenientemente y conjuntamente con las de Salud con el fin de garantizar que todo producto que se esté aplicando goza de licencia para ser comercializado y utilizado en España", reclaman.
Para ello, dicen, se debe tener en cuenta que el establecimiento está autorizado por el Ayuntamiento local para el ejercicio de las actividades de arte corporal que sepretende recibir, y que el profesional está en posesión de la certificación válida que le acredite para poder realizarla.
Asimismo, recuerdan que "todo usuario tiene derecho a recibir la información completa por parte del centro sobre todo el proceso de la aplicación, los cuidados necesarios posteriormente y las posibles complicaciones".
Del mismo modo, insisten en que el instrumental debe estar debidamente esterilizado o ser de un solo uso; el local debe estar limpio, contar con suficiente ventilación y una zona de lavado de manos, limpia y fácilmente accesible; y el personal aplicador debe utilizar guantes estériles de un solo uso y, opcionalmente mascarilla.