Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Cuidado con los refrescos! ¡Pueden provocar cáncer de páncreas!

Los científicos y sus investigaciones resultan en muchas ocasiones poco agradables de escuchar y vienen, en otras, rodeados de un cierto halo de misterio y pesimistas augurios. En el caso de refrescos como la Coca-Cola, han sido muchas las pseudoinvestigaciones que han alertado sobre los enormes perjuicios de bebidas carbonatadas y azucaradas de este tipo: problemas gástricos, desgaste de los dientes, etc. Las predicciones no quedan ahí y ciertos estudios prometen que este tipo de bebidas tomadas con frecuencia pueden hasta duplicar el riesgo de padecer cáncer de páncreas. Cuidado con el verano y el calor: el agua fría se ha convertido en la única alternativa. Aunque ya le sacarán algo...
Según se hace eco el diario británico Daily Mail, las universidades de East Anglia (Reino Unido), Georgetown y Hawai han realizado sendos estudios con decenas de miles de sujetos como muestra; unas investigaciones que llevan a conclusiones similares: la presencia frecuente en la dieta personal de este tipo de bebidas -gaseosas o abundantes en azúcar, como lo son en realidad todas las marcas que constantemente vemos anunciadas- pueden multiplicar incluso por dos el riesgo de padecer el temido cáncer de páncreas.
Una dolencia que puede ser mortal y que no resulta fácil de detectar en sus causas: el principal razonamiento que lleva a los autores de las investigaciones a señalar a este tipo de bebidas como cooperadoras necesarias es la gran cantidad de azúcar que llevan consigo: el páncreas, con el objetivo de estabilizar los niveles de azúcar, produce más insulina de la que sería conveniente y con ello se incrementa la posibilidad de que se produzca esta enfermedad.
Pero hay más factores de tipo hereditario. Además, no conviene creer a pies juntillas en investigaciones que pueden acabar diciendo justo lo contrario años o décadas después. De la ensalada, por ejemplo, se ha dicho otro tanto y lo contrario en plazos muy breves. Pero, si no creemos en los científicos, ¿en quién confiar? El verano llegará y las bebidas carbonatadas seguirán siendo la tónica, produzcan las disfunciones que prometen estos investigadores o no. La idea es quitarse la sed, que constituye en sí misma también una amenaza.