Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto asegura que el invierno es la mejor época para vigilar y tratar las varices

El jefe de servicio de la Unidad de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid, Agustín Arroyo Bielsa, ha asegurado que el invierno es el momento para vigilar y tratar las varices.
Se trata de las dilataciones segmentarias y permanentes de las venas superficiales, que van desde las más pequeñas o estéticas, como las llamadas arañas o telangiectasias, a las varices de mayor calibre o médicas, como las reticulares, colaterales y tronculares.
Y es que, aunque para muchas personas la varices son asintomáticas, para otras su evolución puede ocasionar diversos problemas como, por ejemplo, tromboflebitis, trombosis venosa o varicorragias, es decir, sangrados en la piel. Además, Arroyo Bielsa ha informado de que pueden producirse otros cambios en la piel, lo que técnicamente se llama dermatoesclerosis, que consiste en un endurecimiento de la capa fibrosa de la piel.
En cuanto a los síntomas que hay que vigilar, algunos de ellos son la pesadez de piernas, la hinchazón, sobre todo al final del día, y los calambres frecuentes. "El problema de las varices es que van produciendo ciertos cambios crónicos que no siempre son perceptibles de un año para otro", ha señalado el experto.
EL SOL "ES UN PROBLEMA"
Ahora bien, suele ser habitual que las pacientes acudan a consulta en abril o mayo, cuando se comienza a usar ropa más ligera y por tanto se muestran más las piernas, sobre todo para consultar por una cuestión estética. Sin embargo, parece que el invierno es "mucho mejor momento" para realizar una intervención de este tipo.
"La cirugía en cuanto a las varices médicas ha cambiado mucho, y aunque las técnicas pueden realizarse en cualquier momento del año, sí que es cierto que el sol es un problema, porque puede provocar que los hematomas dejen pigmentaciones más permanentes", ha señalado Agustín Arroyo Bielsa.
Además, prosigue, hay que diferenciar si se trata de varices estéticas o médicas, ya que en las varices estéticas el calor hace que la intervención sea menos efectiva y aparecen las manchas, por lo que el momento ideal es desde ahora hasta principios de la primavera. Concretamente, el experto ha afirmado que el mejor momento para intervenir las varices médicas o tronculares es de septiembre a junio, mientras que las varices estéticas se recomienda tratarlas de octubre a mayo.
"Asimismo, hay que pensar en otros factores como, por ejemplo, que después de operarnos hay que llevar durante varias semanas medias de compresión, lo cual también puede ser un problema si queremos intervenirnos cuando llega el buen tiempo. Igualmente, de cara al postoperatorio, también habrá que tener en cuenta medidas posturales, como no estar de pie parado, ni mucho tiempo sentado en la misma posición, aunque tras el mismo, se puede llevar una vida totalmente normal", ha zanjado.