Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernando Savater: "Son los estados de derecho los que crean a los ciudadanos, no los pueblos"

"Son los estados de derecho los que crean a los ciudadanos, no los pueblos", ha manifestado este miércoles el filósofo Fernando Savater en referencia al nacionalismo catalán, con motivo de la publicación de '¡No te prives!' (Ariel), que llega esta semana a las librerías y en el que reflexiona sobre el papel de la ciudadanía y los acontecimientos sociológicos surgidos en los últimos años a causa de la crisis económica.
Según ha indicado el activista y escritor durante un encuentro con los medios, el título de esta nueva publicación hace referencia al asombro de Savater respecto a la "pasividad" con la que "la mayoría de los ciudadanos admiten que se hable de mutilar su ciudadanía, desvirtuarla y de convertirse en nativos en lugar de ciudadanos, y que eso no llame la atención". "Que la gente sea tan modesta de que les recorten y les priven de parte de su entidad como personalidad democrática y que eso parezca normal", ha señalado el autor.
En este sentido, y en referencia a los nacionalismos, Savater destaca que este es un asunto cultural, puesto que "políticamente solo existen ciudadanos españoles", ya que considera que "son los estados de derecho los que crean a los ciudadanos, no los pueblos ni la calle". Por ello, entiende que haya "manifestaciones nacionalistas en Cataluña", pero no ve el motivo por el que no se producen concentraciones en el resto de España "para defender lo que puede estar en juego": "Quitarnos parte de lo que somos y de lo que tenemos".
El autor de '¡No te prives!' se considera un "hombre de izquierdas", y como tal entiende que la derecha se aferre a "la tradición, la leyenda y la bandera" y que el nacionalismo es algo de derechas, pero le asombra que la izquierda, que tiene una visión "internacionalista", esté ligada al "terruño" y se convierta en un "populismo nacionalista con una capacidad asombrosa".
Su propósito con este libro es "defender la singularidad del ciudadano" y no la de los territorios que, según destaca, "estereotipan" a las personas. Por ello, cree que lo primero es que la ciudadanía conozca sus "derechos" y comprenda lo que supone la convivencia, antes de creer en "lo nativo" y en "las ficciones", algo de lo que cree que siguen hablando los políticos. En este sentido, lamenta la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, en lugar de una "educación para la identidad", como cree que ocurre en el País Vasco y Cataluña.
A su juicio, "la ley es lo que hace la democracia" y "la gran conquista de la democracia es que, aceptando la ley común, uno puede ser diferente a todos los demás o parecerse a quien quiera, en lo sexual, en lo biológico, en lo cultural o en lo artístico".
VOTO "OBLIGATORIO"
El activista y escritor indica en el prólogo de este libro que estar indignado "goza de prestigio moral y social" en los últimos años. Por ello, justifica la publicación de este texto, resultado de una "larga indignación", "agudizada" en los últimos cuatro o cinco años, y "motivada por el maltrato a la ciudadanía" que, a su juicio, es "pieza esencial del juego democrático".
Savater destaca que los ciudadanos no están en un "patio butacas", sino que todos son "protagonistas", y no solo con el voto, sino haciéndose oír a través, por ejemplo, de asociaciones civiles. Por ello, considera "una estupidez" la frase "no nos representan", puesto que cree que las personas están representadas "por el sistema democrático". Por ello, le parece "estupendo" que la indignación vaya acompañada de una "postura activa" y que sea el comienzo de algo, pero critica que estarlo sea "el final".
Para el filósofo, uno de los modos de compromiso es el voto, indispensable a su juicio para "poder criticar" y que, además, cree que debería ser "obligatorio". "En Europa, los fanaticos votan siempre, no se quedan en casa, pero la gente moderada sí. El país donde el populismo se ha estrellado es Italia, donde los votos son obligatorios", ha destacado.
PODEMOS, "ACABAR CON LOS RICOS"
Preguntado acerca de la formación política Podemos, ha señalado que su propuesta habla de cómo "acabar con los ricos", pero cree que les falta pensar en "cómo terminar con los pobres". Reconoce que hay "indignados", gente "harta" de quienes se han aprovechado de los privilegios, pero cree que con una "patada" no se resuelve el problema. "La gente no quiere reformas sino revanchas, y esos son los votantes de Podemos, ese es el peligro", ha dicho.
En cuanto a la idea de la "casta" que pronuncia el partido liderado por Pablo Iglesias, Savater establece un paralelismo con los efectos de la televisión: "Es como quien dice que la televisión atonta a los demás pero no a uno mismo". Según Savater, esto obedece a la idea de "crear un enemigo público y exculpar a los demás", de manera que "el pueblo tiene razón y es el engañado".