Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fórmula 1 pierde audiencia con Alonso fuera del podio

Las audiencias televisivas lo confirman. La cadena participada por Mediapro está notando que la gente se desenchufa de los deportes que no conllevan éxito asegurado. En los cinco primeros grandes premios disputados esta temporada, Australia, Malasia, China, Bahrein y España, presenta una audiencia media acumulada del 40,7%.
La temporada pasada -la última de transmisión por parte de Telecinco- en estos mismos cinco primeros premios esa audiencia media sumaba el 49,6%. En total una distancia media de 8,9 puntos de share.
En millones de espectadores ocurre lo mismo. La media de televidentes en las retransmisiones de la Fórmula 1 en La Sexta es de 3.239.000, mientras que en Telecinco era de 3.256.000 espectadores.
Gran premio a gran premio, la audiencia cae.
En los dos últimos grandes premios la audiencia ha abandonado a La Sexta en sus retransmisiones de Fórmula 1. En Bahrein, el pasado 26 de abril, la audiencia que cautivó la carrera llegó al 33,6%, muy lejos del 45,1% que acumuló Telecinco el año pasado.
En Barcelona, este fin de semana pasado es aún peor la comparación porque al menor share hay que sumar el descenso de casi un millón y medio de espectadores de media. Con Telecinco siguieron a Fernando Alonso casi cinco millones y medio de espectadores (5.347.000). Este año, la cifra no ha llegado a los cuatro (3.910.000). En datos de share, una distancia de 11,3 puntos. La Sexta llegó al 32,1% y Telecinco, en 2008, a un 43,4%.
Una vez más se demuestra el desapego a todas las competiciones que no sean fútbol. Ya pasó con el ciclismo tras la retirada de Miguel Indurain, y en el tenis en el espacio de tiempo entre el final de Sergi Bruguera y la irrupción de Rafa Nadal. Sin éxito deportivo, la audiencia cae .