Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El GP de Europa divide Valencia

Una manifestación vecinal recorrió las calles del centro de Valencia para protestar por la celebración en la ciudad del Gran Premio de Europa -entre el 22 y el 24 de agosto- por considerarlo "un disparate" desde el punto de vista ambiental, social y económico.
La marcha transcurrió por la calle San Vicente, la plaza de la Reina y la plaza de la Virgen hasta llegar al 'Palau de la Generalitat'. Allí se leyó un manifiesto de diez puntos que cuenta con el apoyo de cuarenta asociaciones y en el que se subrayó que "el circuito no es una necesidad ni una prioridad para ningún barrio".
 "Hacer un segundo circuito después del de Cheste y a sólo 30 kilómetros es un disparate y un despilfarro, más que nada porque el de Cheste ya se lleva dos tercios del presupuesto autonómico de Deportes", han denunciado estas mismas fuentes.
Asimismo, han criticado que Valencia tome de ejemplo Montecarlo -donde también se celebra una prueba de Fórmula 1 en circuito urbano-, "paradigma del lujo y la riqueza", cuando en la ciudad "hay un sector de población cada vez más importante que no llega a final de mes y no puede acceder a la vivienda".
Además, a nivel ambiental la celebración de esta prueba tiene "impactos tremendos, no sólo el ruido, ya que entre el puente de Astilleros y el cementerio del Grao se ha construido dentro del viejo cauce del río, por lo que el riesgo de inundación en el barrio de Nazaret es cada vez más elevado", han alertado estas mismas fuentes.