Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Galán (Iberdrola) dice que el déficit de tarifa se debe a costes ajenos fruto de decisiones políticas

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, sostiene que el origen del déficit de tarifa se encuentra en los costes ajenos al suministro eléctrico incluidos en la factura de la luz "a causa de decisiones políticas de los distintos gobiernos".
Galán defiende esta idea en el último número de 'Cuadernos de Energía', publicado por Enerclub, en el que, con motivo del décimo aniversario de la publicación, se recogen artículos de algunas de las principales personalidades del sector energético.
En su artículo, el presidente de Iberdrola recuerda que las eléctricas acometieron en los primeros años de este siglo "un fuerte programa de inversiones en nuevas centrales de producción y en la ampliación y mejora de las líneas eléctricas para abastecer el elevado crecimiento de la demanda".
En diciembre de 2001, recuerda, el aumento del consumo comenzaba a superar la capacidad de generación disponible, lo que obligó a Red Eléctrica a realizar cortes parciales del suministro en Madrid y Levante.
"Apenas una década después, existe una sobrecapacidad en el sistema como consecuencia de la caída de la demanda provocada por la crisis económica y por la falta de previsión en la incorporación masiva de tecnologías renovables inmaduras, con preferencia de despacho", señala.
Galán defiende además el modelo empresarial de Iberdrola, que gira en torno a ejes como el negocio básico, la apuesta por las energías limpias, la diversificación internacional, la eficiencia operativa y la optimización de los recursos financieros.
Al aludir a las energías limpias, indica que la eólica, como tecnología madura, ha sido una de las principales apuestas del grupo, hasta el punto de que Iberdrola se ha convertido en el principal inversor en renovables del mundo, con activos valorados en más de 26.000 millones de euros.