Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Galicia más santa

La Galicia más santatelecinco.es
A más de mil kilómetros del sur de la Península y de su famosa Semana Santa, la pagana Galicia se vuelve en estas fechas más 'santa' que ninguna otra región del norte de España. Tras los excesos del Carnaval, los gallegos se vuelcan con la celebración de la Pasión. Viveiro, Vigo, Baiona, Pontevedra, Ourense, Fisterra, Santiago, Tui, Paradela o A Coruña son ahora destinos obligados. Y especialmente Ferrol, con unas celebraciones que han sabido combinar para el disfrute de todos tradición religiosa, arte y turismo.
Con su Semana Santa de gran vistosidad y sobria belleza, Ferrol se transforma. Más de tres mil penitentes recorren durante estos siete días las calles del histórico barrio de La Magdalena. Pertenecen a cinco cofradías. La de Dolores data del siglo XII, y el resto, la del Santo Entierro, la de la Virgen de las Angustias, la de la Merced y la de la Orden Tercera de San Francisco, son de mediados del siglo XX, en pleno auge de esta celebración en toda España.
Sus majestuosos tronos, el 'baile' de los pasos y sus formas recuerda en parte a la tradición andaluza. Sin embargo, la Semana Santa ferrolana imprime su sello personal a partir de la idiosincrasia marinera y militar característica de esta ciudad departamental.
Una ría privilegiada para una semana de ocio
Desde que en 1996 fue declarada de Interés Turístico Nacional, cada año Ferrol recibe a miles de turistas, atraídos no sólo por toda esa imaginería religiosa, sino también por sus paisajes. Especialmente por sus playas, que acoge a los primeros bañistas con un inicio de primavera normalmente soleado y caluroso. Y su ría es, con su configuración privilegiada, donde las tropas españoles derrotaron a las británicas durante las guerras napoleónicas, la joya de los ferrolanos y la envidia de Europa.
Quizá por eso la ciudad se ha propuesto potenciar su Semana Santa con toda una serie de actividades atractivas para sus vecinos y visitantes. Cine, música, arte y el salón 'Equiocio', dedicado al mundo de la hípica. Organizado por la familia de la modelo y presentadora de televisión Paloma Lago, el evento, ya en su décimosegunda edición, acoge una prueba hípica nacional, concursos y actividades paralelas, relacionadas o no con lo equino.
Imagen del Castillo de San Felipe, en la ría de Ferrol. Foto: Ovidio Aldegunde.
Para completar el viaje, el visitante no debería abandonar la localidad sin visitar los castillos de San Felipe y La Palma, guardianes de su espectacular ría, en un agradable viaje en barco; su casco histórico modernista, su arsenal militar y "la ciudad ordenada en un enclave mágico" a través de la vida y obra del escritor ferrolano Gonzalo Torrente Ballester.
Los mejores platos del mar
Pecado sería olvidar la gastronomía de esta tierra. Los pescados y mariscos son en esta ciudad de una calidad inigualable y los reyes en su cocina.
Desde su famosa almeja (babosa, fina y rubia) hasta su centollos y percebes, pasando por piezas exquisitas de lubina, la costa ferrolana ofrece un surtido único a la hora de comer. Y para la sobremesa, sus postres: 'os bicos', pequeños bizcochos de cacao y crema de naranja, la tarta de Ferrol, con un suculento sabor a castaña, y, por supuesto, su arroz con leche, el más típico. Ya sea en sus animados mesones y tascas del centro urbano o en los restaurantes de la zona, que brindan increíbles panorámicas marítimas al comensal.
Viveiro, a tiro de piedra
Si aún quedan fuerzas, imprescindible se antoja trasladarse a Viveiro, cuya Semana Santa, de Interés Turístico Nacional desde 1988, destaca por la riqueza de sus imágenes, su antigüedad y su honda raigambre popular.
A unos 80 kilómetros de Ferrol, se puede llegar a esta villa lucense en un tren que bordea la costa. Todo un lujo y un capricho para los sentidos.