Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Legaz dice que se empieza a recuperar el consumo y que no se va a subir el IVA y se bajará el IRPF

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha asegurado durante la clausura de la asamblea general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), que se está empezando a recuperar el consumo en España.
"Se empieza a recuperar el consumo y ahora faltan más datos positivos de creación de empleo para conseguir un crecimiento sostenido", ha indicado Jaime García-Legaz durante su intervención en la asamblea general, según ha informado la asociación en un comunicado.
El secretario de Estado también ha recalcado que como ha adelantado ya el ministro de Economía, Cristóbal Montoro, "no se va a subir el IVA y se bajará el IRPF", al tiempo que agradeció el esfuerzo del sector agroalimentario en la mejora de la competitividad y en la reducción de costes.
Durante la asamblea general de Asedas, la asociación ha reclamado es medidas para la cadena agroalimentaria en Europa y en España, al tiempo que ha presentado el 'Decálogo de Prioridades de la Cadena Agroalimentaria' de cara a las elecciones europeas, escenario de trabajo que considera determinante para el sector, como se ha comprobado en la crisis de la bacteria e-coli que afectó al pepino español y que se saldó con un coste de 200 millones de euros.
En cuanto a las prioridades para España, Ignacio García Magarzo, director general de Asedas, ha apuntado los signos de estancamiento que presentan los indicadores de consumo alimentario y ha propuesto trabajar en tres líneas que supondrían un revulsivo para el consumo: recuperación de la confianza, devolución de la capacidad adquisitiva perdida a los consumidores bajando los impuestos y reducción de los costes que soportan las empresas, lo que abriría la puerta a la creación de empleo.