Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

George Clooney no está hecho para el matrimonio

"Temo que sigo sin estar hecho para el matrimonio", afirma Clooney en una entrevista adelantada por la revista alemana "TV-Movie", en la que reconoce que esa afirmación "ya no suena tan graciosa cuando se tienen 48 años".
El conocido galán cinematográfico admite además que "ya soy viejo y contra eso no hay nada que hacer. Además en Hollywood ya cuento como miembro de la vieja guardia".
"Incluso al comienzo de mi carrera la gente pensaba que ya había cumplido los 60", declara no sin sorna el protagonista de "Michael Clyton" y "Burn after reading".
En la misma línea señala que evita volar en compañías públicas y utiliza aviones privados "para que nadie me haga fotos mientras babeo cuando duermo. Me daría mucha vergüenza". 
De rodaje
El actor esta estos días en los Abruzos, una región del centro de Italia víctima de un terremoto el pasado abril que causó 299 muertos, y allí estará al menos dos meses para rodar las escenas de su nuevo filme.
Clooney, que tiene un chalé frente al Lago de Como (norte de Italia), se ha establecido en Sulmona, ciudad situada en la provincia de l'Aquila, desde hace algunos días, en una pensión que ha sido alquilada por la casa de producción de la cinta, y está acompañado por su novia.
El escenario de la película, producida, entre otros, por el mismo actor, no serán las ruinas de las zonas afectadas por el terremoto que, el pasado 6 de abril, devastó los Abruzos, y que habían sido elegidas por la casa de producción italo-estadounidense para el rodaje antes del seísmo.
La catástrofe trastornó los planes, pero al final la producción decidió permanecer en los Abruzos, trasladando el escenario de l'Aquila, una de las ciudades más afectadas por el terremoto, a Sulmona. Además, algunas escenas de la película, una historia de espionaje, serán rodadas en Castel Del Monte, un pequeño pueblo considerado como uno de los más bellos de Italia, y en el Parque Nacional del Gran Sasso y las Montañas de la Laga