Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Gisele Bündchen, al principio, nadie la quería

Actualmente, es la modelo mejor pagada del mundo. Diseñadores y fotógrafos se pelean por trabajar con ella. Sin embargo, los inicios de Gisele Bündchen sobre las pasarelas no fueron nada fáciles. Según ha contado uno de los fotógrafos más importantes de los últimos tiempos, Mario Testino, cuando empezó como modelo, a la brasileña todo el mundo le encontraba defectos. Su nariz y su cintura le dieron más de un quebradero de cabeza a la maniquí.
En sus inicios,  no conseguía "emocionar" ni a fotógrafos ni a diseñadores. Así lo ha desvelado uno de los grandes fotógrafos de los últimos tiempos, Mario Testino, que cuenta en su currículum con colaboraciones con modelos de la talla de Claudia Schiffer, Kate Moss o Liz Hurley, entre muchas otras.
"Era como 'Dios no, esa nariz, esa cintura, ese pecho... Todo el mundo veía problemas por todas partes", explica Testino. "Un año después, todo el mundo la quería".
Y así ha sido, poco después de darse a conocer en el mundo de la moda, Gisele se ha convertido en una de las modelos más ricas del mundo y una habitual de todas las revistas de moda y pasarelas. Se dio a conocer en gran parte gracias a su colaboración como uno de los 'ángeles' de Victoria's Secret y desde entonces su carrera ha ido viento en popa.

Ha sido con el nacimiento de su primer hijo, Benjamin, cuando la modelo, a sus 29 años, ha querido tomarse su trabajo con más calma para repartir su tiempo con la moda y su pequeño. IM