Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno catalán e industria alertan de que la reforma energética estatal hace replantear inversiones

El conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, ha alertado este jueves del riesgo de que las multinacionales se planteen dejar de invertir en España debido a la subida de los costes energéticos y a la reciente reforma del Gobierno español, un extremo en el que ha coincidido con varios directivos industriales en una foro sobre energía organizado por Fomento del Trabajo.
Puig ha augurado que la reforma eléctrica del Gobierno comportará "una reducción muy significativa de inversiones" y ha alertado de que ya está provocando la destrucción de algunos puestos de trabajo en sectores como el de las energías renovables, a la vez que está generando grandes incertidumbres entre las empresas de generación energética.
En este sentido, el consejero delegado de Torraspapel, Eduard Querol, ha reafirmado las declaraciones del conseller, ya que ha asegurado que varios directivos de multinacionales implantadas en España le han manifestado su preocupación sobre la situación, y ha advertido de que "si no se arregla, muchas inversiones se van a ir fuera".
Ha afirmado que las industrias que apostaron por las plantas de cogeneración "no pueden ni pagar el gas que están utilizando", cuando el objetivo era reducir costes energéticos y aumentar la competitividad, y ha manifestado que en estos momentos no habría apostado por construir la planta de cogeneración que Torraspapel tiene en Sant Joan de les Fonts (Girona).
"La inversión, hoy, no la hubiese hecho. Y lo que yo hago es lo que hace cualquier multinacional, invertir en función de la legislación", ha subrayado.
El director general de Lafarge España, Isidoro Miranda, ha criticado que España es el único país del área mediterránea que entre 2009 y 2012 ha incrementado sus costes eléctricos en más de un 25%, cuando la demanda y el consumo eléctrico han ido a la baja, un aspecto que ha asegurado que hace replantear inversiones: "Una multinacional se pregunta cómo es posible que se suban los precios cuando la demanda está por los suelos".
Ha afirmado que invertir ya implica unos riesgos inherentes, pero ha avisado de que "si se imponen riesgos por encima de los propios, una multinacional pierde interés".
Por su parte, el presidente de la Asociación Empresarial Química de Tarragona (AEQT) y director general de Bayer Ibérica, Jesús Loma-Ossorio, ha constatado que ya ha habido empresas que se han visto obligadas a cerrar debido al aumento constante de los precios de la energía en los últimos años, y ha alertado de que "esto puede pasar también en otras".
Ha señalado que muchas inversiones del sector químico se están trasladando a Estados Unidos, donde ha constatado que la electricidad cuesta la mitad que en Europa.
El presidente de Ercros, Antoni Zabalza, ha criticado que los peajes de la energía se han incrementado un 82% desde finales de 2008, lo que, a su juicio, demuestra que es "falso" que el Gobierno español sea un gobierno a favor de la industria.
"Sé que el Gobierno tiene problemas presupuestarios y los entiendo muy bien, pero también sé que en otros sitios tienen una visión un poco más amigable respecto a la industria", ha manifestado Zabalza, que ha lamentado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya considerado que la industria tenía suficiente capacidad para soportar estas subidas.
El presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha coincidido en afirmar que esta reforma eléctrica "resta una competitividad muy importante" a las industrias, que ha asegurado que ya han hecho todos los esfuerzos posibles para reducir costes.