Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 'Guías Alimentarias 2015-2020' de EEUU destacan los patrones de alimentación y sus efectos acumulativos en la salud

Las 'Guías Alimentarias 2015-2020', o 'Guías Dietéticas Americanas', destacan los patrones de alimentación, las características de los alimentos y nutrientes, así como sus efectos acumulativos en la salud, según ha informado la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).
Se trata de un documento publicado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Agricultura (USDA) de Estados Unidos para guiar a los ciudadanos americanos hacia una dieta saludable, promoviendo el consumo de alimentos y bebidas que ayuden a mejorar la salud y a prevenir enfermedades crónicas.
En concreto, están diseñadas para que los profesionales ayuden a todos los ciudadanos estadounidenses de más de dos años a consumir una dieta sana y nutricionalmente adecuada, y son la base para las iniciativas de políticas alimentarias y nutricionales a nivel federal. Se publican cada cinco años desde 1980, y tienen una gran repercusión a nivel internacional.
"Los patrones de alimentación se pueden adaptar a las preferencias personales de los individuos, lo que permitiría a los ciudadanos elegir una dieta más adecuada. Cada vez hay más evidencia de la relación entre los patrones generales de alimentación, salud y riesgo de enfermedades crónicas, y las conclusiones de estas relaciones están lo suficientemente bien establecidas como para apoyar la orientación en alimentación", ha explicado el miembro del Comité Gestor del Área de Nutrición de la SEEN, Miguel Ángel Martínez Olmos.
Este documento establece cinco directrices generales que fomentan hábitos alimenticios saludables, reconocen que las personas tendrán que hacer cambios en sus elecciones de alimentos y bebidas para lograr un patrón saludable.
"Estas directrices también encarnan la idea de que un patrón de alimentación saludable no es una receta rígida ni única, sino más bien un marco adaptable en el que las personas pueden disfrutar de alimentos que satisfagan sus preferencias personales, tradiciones culturales y encajar en su economía", ha comentado Martínez Olmos.
En este sentido, a su juicio, en el núcleo de esta guía está la importancia de consumir los patrones de alimentación saludable en general, incluyendo verduras, frutas, granos integrales, lácteos, alimentos ricos en proteínas y aceites, consumidos dentro de un nivel de calorías adecuado y formulados con cantidades limitadas de grasas saturadas, azúcares añadidos y sodio.
MENOS AZÚCARES AÑADIDOS Y GRASAS SATURADAS
Asimismo, la SEEN ha informado de que las 'Directrices de 2015' recomiendan consumir menos de un 10 por ciento de calorías procedentes de azúcares añadidos y también un máximo de un 10 por ciento procedente de las grasas saturadas.
Del mismo modo, establecen que hay una "fuerte evidencia" de que las dietas con menos carne se asocian con un menor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. "Hay evidencia moderada de que los patrones de alimentación están asociados con un menor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer", ha añadido.
Como ejemplo de patrones de alimentación saludable que traducen e integran estas recomendaciones las guías mencionan el patrón de dieta mediterránea entre otros, gracias, en opinión de la SEEN, a las crecientes evidencias publicadas acerca de su papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas.
"De acuerdo con estas guías el consumo de frutas, verduras y hortalizas se refuerza; el de azúcar, y en especial el de alimentos que no lo contienen de forma natural, se desaconseja; se deja de criminalizar a todas las grasas en general distinguiendo entre unas y otras; se revaloriza el consumo de huevos como fuente de proteínas, y los productos cárnicos en general pierden posiciones", ha zanjado este especialista.