Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haití, sin medios planea un éxodo masivo

Gran parte de la población esta abandonada a su suerte . "Nadie está abandonado", dicen desde la ONU, tratando de aplacar las críticas por este caos. El problema está en los daños en la logística, sobre todo, en los medios de transporte. A pesar de que ya hay toneladas de víveres en el aeropuerto, su distribución es complicada. Y aunque está previsto repartos para un millón de personas, sólo 8000 habían tenido este sábado acceso a esa ayuda.
El Gobierno de Haití justifica la tardanza en atender a los heridos por los gravísimos daños en las infraestructuras y en las comunicaciones , y ya el viernes el Gobierno pudo repartir asistencia para unas 30.000 personas: galletas proteínicas, agua y productos para la higiene, según el titular de Interior.
Saqueos en toda la ciudad
Ante la lentitud con la que se reparte la ayuda, cada vez son más los que recurren a los saqueos y el pillaje. La población busca alimentos desesperadamente. Tres millones de personas, según la ONU, están sin comida, agua, luz ni refugio en Puerto Príncipe, una de las ciudades más devastadas por el terremoto.
Cientos de personas saquearon en el centro de Puerto Príncipe una amplia zona de almacenes comerciales gravemente dañados por el terremoto que el pasado martes devastó la capital haitiana. Los saqueadores arrasaron almacenes y bodegas de la avenida Dessalines, de los que se llevaron sacos de arroz, legumbres, alimentos secos y todo lo que encontraron de interés a su paso.
Ante la presencia de dotaciones de la ONU y de la Policía, que no intervinieron en ningún momento, la multitud se limitaba a esperar que pasaran los agentes para volver a entrar a la carrera entre los escombros y ruinas de estos locales y sacar los productos almacenados aún aprovechables.
Evacuaciones masivas para evitar epidemias
El ministro del Interior, Antoine Bien-Aimé, considera que es una de las mejores soluciones ante la presencia en la capital de unos 600.000 personas que se han quedado sin techo tras el seísmo, que calcula que mató a unas 100.000 personas, la mayoría de ellas, alrededor de 50.000, en Puerto Príncipe. El titular de Sanidad haitiano, Alex Larsen, explicó que el Gobierno está animando a todos los damnificados con familiares en el interior del país que se trasladen a casas de sus parientes y abandonen la ciudad.
"En el momento en que empecemos a derruir las casas que han sido dañadas, la atmósfera será irrespirable, porque aparecerán nuevos cadáveres", advirtió, y puntualizó que las operaciones de demolición de esas casas dañadas ya han comenzado con equipos que utilizan formol como desinfectante.
Fuerte réplica
Una réplica de 4,5 grados en la escala de Richter, según el Instituto geológico de Estados Unidos, volvió a sacudir este sábado la nación caribeña y a sembrar el pánico en la capital. El epicentro se registró a 25 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe, donde el temblor obligó a paralizar temporalmente las tareas de rescate de víctimas del terremoto, que según la ONU ha causado una "catástrofe histórica". CGS