Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iker a Sara, un beso mundial

Sus gestos delatan que lo llevaba en la mente. Esperó en silencio unos segundos, la miró y se lanzó a sus labios. Iker Casillas celebró la Copa del Mundo con un beso a su novia, nuestra compañera Sara Carbonero durante la entrevista post-partido. Atrás quedan semanas de especulaciones por parte de un sector de la prensa sobre si el portero rendiría a su nivel teniendo al lado a su pareja.
"Estoy muy feliz, muy contento, súper alegre". Son las únicas palabras que le dio tiempo a decir a Iker Casillas ante de lanzarse a los labios de su novia Sara Carbonero. Se intuye que alog le decía...."y te lo dedico a ti".
El portero agradecía a la gente que le ha apoyado siempre a lo largo de su carrera, a sus padres, a su hermano, y tras un lapsus no se lo pensó. Muy emocionado no reprimió sus sentimientos hacia nuestra compañera y le dio un sincero beso ante toda España.
Sara reaccionó con un "madre mía" y tras la 'huída' de Casillas a vestuarios devolvió la conexión a JJ. Santos.
Casillas y Carbonero han vivido momentos duros durante el Mundial de Sudáfrica cuando una parte de la prensa, nacional e internacional, cargó contra ellos. El portero fue acusado de no estar en su mejor momento y la culpable era ella. Empezó con el otrora serio The Times, del magnate Rupert Murdoch, que culpaba de la derrota ante Suiza a nuestra compañera.
El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, llegó a acusar a Telecinco de aprovecharse de la imagen de Sara Carbonero colocándola detrás de la portería de Casillas cuando en verdad es la FIFA la que asigna los puestos dentro del estadio.
Al final las cosas son siempre más sencillas de lo que algunos quieren creer. Bien por los dos. ¡Felicidades!