Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iraquíes en España, locos por el fútbol

Viven en Madrid pero se llaman Mohamed, Hanin, Husam o Ghassit. La mayoría de ellos tiene edad suficiente para haber vivido la guerra de Iraq y un exilio en España. La pasión por el balón que se vive en las calles de cualquier ciudad iraquí la trasladan a su nueva vida aquí. El deporte en un país golpeado por la guerra, el bloqueo y otra vez la guerra, es una utopía difícil de realizar, de modo que la admiración que sienten estos chavales por sus ídolos es total. Los campos de fútbol en Iraq se han convertido en hospitales y cementerios; así que el valor de la selección de Iraq y del puñado de deportistas que han desafiado el conflicto, es muy grande.