Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jade Goody prepara a sus hijos para su muerte

Jade Goody posa con su marido y sus hijos el día de su boda. Foto: OK!telecinco.es
La concursante de Gran Hermano, ha decidido preparar a sus hijos Bobby-Jack, de cinco años, y Freddy de cuatro, para el trágico final que le espera leyendo con ellos un libro sobre la muerte.
Según unas declaraciones de Jade realizadas al diario 'The Mirror', el libro se lo dieron en el hospital para poder explicarle a sus hijos donde va la gente cuando muere. "He estado leyendo el libro con mis hijos, creo que ahora saben que me estoy muriendo, creo que ellos ahora saben que hacer", dice Jade.
Jade tiene planeado despedirse de sus hijos antes de que ella esté realmente mal, en la última fase de la enfermedad los pequeños se irán con su padre, "los médico saben cuando es el mejor momento para que yo diga adiós a los míos, luego estarán con su papá", explica. "Será difícil hacerlo porque se que no les volveré a ver, pero quiero que dejen de verme antes de estar totalmente mal".
En las declaraciones al 'The Mirror', Jade asegura que no tiene miedo a morir y que está "dispuesta a ir al cielo" después de cumplir el sueño de su vida: casarse con su novio Jack.
"Quería morir lo antes posible"
Ahora sólo espera poder pasar los días que le quedan con su marido y sus seres queridos. Según explica un portavoz de la familia al diario británico "tras la boda tuvo un mal día y ha tenido que recibir mucha atención medica".
Por su parte, Jack Tweed, que está en libertad vigilada, ha solicitado al Gobierno que le retiren la obligación de ir a dormir a la cárcel durante las últimas semanas de vida de Jade.
Ahora, Jade se toma su situación con calma, aunque reconoce que no siempre ha sido así y que cuando los médicos le dieron la terrible noticia les pidió que hicieran algo para que muriera lo antes posible. "Les dije a mis médicos que me dieran una inyección o una pastilla, que sólo quería irme y dejar que mis hijos siguieran con sus vidas", confiesa. BQM