Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Skaf reflexiona sobre el deber y el poder en la distopía 'Vulcania'

El director argentino afincado en Madrid José Skaf debuta en el largometraje con la distopía 'Vulcania', un filme de suspense y ciencia ficción en el que reflexiona sobre el deber y el poder como mecanismos de control.
Según ha indicado el director durante una entrevista concedida a Europa Press, su primera intención fue contar una pequeña historia "divertida", "deslocalizada en el tiempo y en el espacio" que finalmente no pudo evitar los paralelismos con la actualidad.
Miguel Fernández, Aura Garrido, Silvia Abril, Ana Wagener, José Sacristán y Ginés García son algunos de los actores que componen el reparto de esta película, que fue rodada en el Pirineo catalán.
El filme, estrenado en la pasada edición del Festival de Sitges, se desarrolla en un pequeño pueblo perdido en las montañas y sus habitantes trabajan en una gran fundición. Entre ellos se encuentra Jonás, quien inicia una investigación para averiguar qué esconden los cimientos de esta comunidad cuyos oscuros líderes intentan que la verdad no salga a la luz.
Lo que más le atrajo de esta historia fue el concepto de la división como instrumento de poder, el odio que se creaba y el miedo que se inculcaba a la gente a través de las tradiciones.
"No nos preguntamos a qué obedece el concepto de deber y, aunque es necesario en muchos aspectos, pocas veces se cuestiona", ha señalado el director.
Aunque Skaf asegura que "a nivel político nunca hubo intención de posicionarse", admite que hay claros "paralelismos con actualidad": "Todos nos levantamos, vamos en metro y nos encontramos con las mismas caras, estamos ocho horas rodeados de gente en el trabajo, volvemos y lo repetimos como un 'loop', sin saber por qué lo hacemos o cuál es el objetivo".
"Es difícil plantearse por qué estamos en la misma rutina. En este caso, el filme refleja a gente que trabaja y no sabe ni para qué ni para quién, pero es feliz porque tiene lo básico", ha señalado.
Skaf, quien admite referencias como la novela '1984' y coincidencias cinematográficas como 'El bosque' o 'Metropolis', afirma sentir atracción por este tipo de ciencia ficción, "más cercana al realismo mágico", pero precisa que no volverá a hacer una película de este tipo y afirma que le obsesionan las películas que son "difíciles de clasificar en un género concreto".
En cuanto a los elementos mágicos del filme, el cineasta ha señalado que en esta primera película, aunque ha tenido que adaptarse a un presupuesto y hacer "sacrificios", le gusta pensar que la gente lo ve "como un elemento más de la trama", un "atrezzo" y "contexto".
SILVIA ABRIL: PRIMER PAPEL DRAMÁTICO
Silvia Abril, una de las actrices de este reparto, se estrena en el drama a las órdenes de Skaf con un "papel pequeñito pero dramático por fin", según ha celebrado. Para prepararlo, ha intentado "llenar la mochila del pasado" de su personaje y "pensar en episodios de tensión y rivalidad para dar peso".
A su juicio, "es inevitable ejercer paralelismos y cuestionar que el mundo actual no difiere tanto de la sociedad que se refleja en la película". "En esta vida estamos solo una vez y nos cuesta romper esas rutinas establecidas. Este mundo no esta tan lejos de esta distopía, porque a veces a la gente no le interesa mirar más allá", ha dicho.
Preguntada por el lugar que ocupa la comedia en el cine español, Abril cree que "hay que dar premios a la comedia, un galardón específico y empezar a cuidarla". "Está considerada como un género menor, pero se tira de cómicos para presentar las galas. Solo se quiere la comedia cuando conviene. Es una de las asignaturas pendientes", ha reivindicado.