Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jovanovic, Stojkovic y Krasic resucitan a Serbia

Alemania comenzó su participación en Sudáfrica endosando un inapelable 4-0 a Australia y asustando. Todos la daban como una de las principales favoritas, pero sólo ha habido que esperar una jornada para comprobar una vez más que el Mundial es imprevisible. Los de Low cayeron derrotados ante Serbia, que se mostró como un bloque sólido y ordenado (todo lo contrario que en la anterior jornada ante Ghana). Krasic fue un puñal por la banda derecha y amargó la tarde a Lahm. De sus botas salió el centro que acabó en el tanto de la victoria, anotado por Jovanovic.
Ozil, que fue de los mejores de Alemania no brilló como en el debut, aunque dejó buenas pinceladas, y el protagonismo fue para Krasic, aunque también el árbitro español Undiano Mallenco fue relevante, ya que la expulsión de Klose cambió el partido, en el que Podolski no tuvo su tarde.
Tras decepcionar en su estreno, perdiendo ante Ghana (1-0), Serbia se transformó ante el rival más fuerte del grupo y la selección que más había sorprendido gratamente en el estreno, presentando una propuesta perfecta para frenar el potencial alemán, con un centro del campo bien plantado que evitó la salida arrolladora y frenó las vías de ataque. Con Zigic presto a amargar la tarde a los zagueros alemanes, Alemania generó el mayor peligro y gozó de alguna buena ocasión por medio de Podolski y con Klose merodeando el área, esperando cazar cualquier balón, pero les faltó profundidad y acierto en el último pase.
Cambio radical
Y el signo del partido cambió en el minuto 37, y en parte por culpa de Undiano. El navarro, que había sido muy estricto con las amonestaciones (llevaba cinco en ese momento), sacó la segunda amarilla a Klose, rigurosa, y dejó a la Mannschaft con 10. Segundos después, Krasic puso en evidencia a Badstuber, se marchó por la banda derecha, y lanzó un balón desde la línea de fondo al área que Zigic cabeceó para dejar solo a Jovanovic, quien fusiló a Neuer. Alemania, aturdida, estuvo al borde de igualar la contienda en una gran oportunidad en el descuento cuando Khedira estrenó en el travesaño un rechace de Stojkovic.
En el entretiempo, Joachim Loew no decidió a quién colocar como referencia en punta, generando incertidumbre, ya que Alemania lo fiaba todo a alguna arrancada o pase largo, como fueron dos magníficos consecutivos de Ozil que Podolski no acertó a definir. El delantero de origen polaco no tuvo hoy la fortuna de su lado y poco después falló un penalti en el que Stojkovic se lució tras una absurda mano de Vidic, similar a la que condenó a los plavi a la derrota ante Ghana, entonces de Kuzmanovic.
Minutos después Krasic le hizo otro roto a Badstuber y puso un balón franco a Jovanovic que la estrelló en la cepa del poste, y el técnico alemán movió al banquillo, aunque sorprendió al quitar a Ozil y Muller, dos de sus mejores bazas. Aun así, y pese a la inferioridad, las ocasiones se sucedieron y Alemania no intentó con todo, y de todas las formas posibles hasta el descuento, pero el partido agonizó sin más goles tras una batalla de la que salió triunfadora Serbia, que terminó encerrada en el área, pero con los tres puntos que dejan el grupo apasionante.
Ficha técnica:
0- ALEMANIA: Neuer; Lahm, Friedrich, Mertesacker, Badstuber (Mario Gómez, min.77); Khedira, Schweinsteiger, Müller (Cacau, min.71), Ozil (Marin, min.71), Podolski; y Klose.
1- SERBIA: Stojkovic; Ivanovic, Vidic, Subotic, Kolarov; Jovanovic (Lazovic, min.79), Stankovic, Kuzmanovic (Petrovic, min.75), Ninkovic (Kacar, min.70), Krasic y Zigic.
GOLES: 0-1, min.38. Jovanovic.